miércoles 08, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

¡Bienvenido 2023!

Más artículos

Diana Arismendi

@dianaarismendi

- Publicidad -

Uvas, a la española, para la prosperidad; lentejas, a la italiana, para atraer abundancia. Vestir de amarillo o dorado, tradición por toda Latinoamérica pues nuestros antepasados veían en el color amarillo la posibilidad de nuevos comienzos; o de rojo, una tradición en Europa desde la Edad Media, asociada a la pasión y la vida. Para los orientales el rojo significa prosperidad. Usted escoja…

La Nochevieja, el réveillon, la vigilia o wigilia, New Year´s Eve, el Silvester o San Sylvestre, dependiendo del país, la cultura y el idioma es quizás la noche más importante del año, en la que más fiestas y eventos se organizan en el mundo entero. Las tradiciones para despedir el año que se va y recibir el que comienza son tan variadas como las propias culturas. 

Algunos optan por mirar la celebración de las primeras Vísperas y el Te Deum que oficia el Papa desde el Vaticano el 31 por la noche, otros prefieren esperar la Solemnidad de Santa María, que el Papa -muy ocupado por estos días, oficia a media mañana hora de Europa el día 1º. 

Otra opción del día 1 es el célebre concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena desde la hermosa Sala Dorada de la Sociedad Musical. Este año anuncian la reaparición en el mismo de los célebres ´Niños Cantores de Viena´, ausentes desde 2016, todos bajo la dirección del austríaco Franz Welser-Möst. 

En los últimos años se ha convertido también en costumbre seguir la fiesta de Times Square, centro simbólico de la Ciudad de Nueva York, viendo la transmisión por TV o en internet. La esfera se eleva exactamente a las 11:59 pm y realiza su descenso de 60 segundos para señalar el comienzo del Año Nuevo. Una variedad de actividades musicales, así como apariciones de artistas conocidos se suceden a lo largo de la noche, una forma de entretenerse. 

Otros prefieren esperar las doce campanadas acompañadas por la radio local, entre gaitas y aguinaldos y un reloj con la hora oficial para la cuenta regresiva.  Aún hay quienes extrañan los doce cañonazos que se oían por toda Caracas, en épocas no tan remotas, un sonido que en estos días no se escucha y sin embargo todavía se recuerda vívidamente.  Entre los más jóvenes no faltará la compañía de algún Youtuber, Instagramer o Tiktoker que haga su trasmisión en vivo. 

Los fuegos artificiales son también parte de la tradición para esa noche. Algunos disfrutan encendiéndolos, otros se contentan con observar el espectáculo de luces que se produce. Y por supuesto, música, mucha música festiva, tradicional, sentimental, movida. Usted escoja…

La isla de Tonga, en Nueva Zelanda, será el primer territorio en recibir el año nuevo 2023. Tonga queda en el medio del Pacífico, a 3 horas de Sídney, Australia, que nos regala hacia el mediodía -hora local de Venezuela- el primer gran espectáculo de fuegos artificiales con el espléndido teatro de la ópera y la bahía como escenario. Horas más tarde serán Tokio, luego Paris, Londres y quizás otras capitales europeas.

Desde ese primer brindis, en el extremo oriental del mundo, hasta que el planeta da la vuelta y se hace medianoche en las islas estadounidenses Midway, más allá de Hawái, y muy cerca de la misma Tonga, se festejará el año nuevo en el planeta entero – con excepción de los chinos – y se habrá hecho de formas muy diferentes. Los venezolanos, extendidos por el mundo, habrán dado la bienvenida al nuevo año en muchos husos horarios.

El fin de año es época de balances, los días previos pueden ser de reflexión acerca de lo que nos pasó o nos pasa, de lo que vivimos y cómo lo afrontamos; celebramos los nuevos nacimientos y recordamos a quienes partieron; procuramos recibir el Año Nuevo con buena disposición, esperanzas y la mejor energía. Cerrar ciclos, pedir perdón y perdonar, agradecer, nos predispone mental, física y emocionalmente a tiempos mejores.

Esas últimas horas del año son también buen momento de expresar nuestros deseos y propósitos personales, que seguramente se repiten de años anteriores: tener más tiempo para sí mismo y para la familia, leer más y pasar menos tiempo en redes, dejar de fumar, sonreír más, apreciar y agradecer lo que tenemos, alcanzar nuevas metas profesionales, encontrar el amor, tener más encuentros presenciales con los amigos, viajar, crecer en pensamiento positivo, pensar en los demás,  ser paciente, ah… y claro, ¡perder peso y hacer más ejercicio! 

Para el país, igualmente los deseos se repiten: libertad y democracia, prosperidad y oportunidades, justicia y paz.

Amigos, es importante despedirse del año que finaliza, dejarlo ir desde la gratitud y en paz, dejar ir para dar espacio en nosotros y nuestras vidas para lo que está por venir, permitir que las energías que nos regala el universo sean positivas.

Sean cuales sean sus preferencias, sus costumbres o sus circunstancias; la compañía que escoge, o si recibe el nuevo año en soledad, espero que sea para ustedes una bella noche y, más importante aún, que este 2023 sea un año de crecimiento, de realizaciones para ustedes y los suyos.

Unas últimas líneas para agradecer a este medio, Termómetro Nacional por brindarme este espacio, por permitirme acercarme a ustedes. Gracias a todos mis lectores por acompañarme en este año que termina.

Demos, con la fe y la esperanza puesta en el futuro, la bienvenida a este año 2023.

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -