miércoles 01, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

75 de 100

También es Navidad en Ucrania

Más artículos

Diana Arismendi

@dianaarismendi

- Publicidad -

“Quiero la paz», dice Masha cuando le preguntan qué quiere para Navidad. Masha, es una niña ucraniana de nueve años. En junio pasado, cuando Kiev fue atacada, huyó con parte de su familia y ahora vive en una ciudad costera del Reino Unido. Lleva más de seis meses sin ver a su padre que permanece en Kiev. 

Este 24 de diciembre se cumplen exactamente diez meses del inicio de la guerra. Entre bombardeos constantes, interrupción continua del internet y escasez de calefacción, agua y electricidad los ucranianos, con una inmensa mayoría de familias separadas, pasarán las fiestas pensando en los que están en el frente. 

En Ucrania la Navidad se celebra dos veces: el 25 de diciembre, día festivo en el país desde 2017, y el 7 de enero. Ucrania ha decidido desde hace un par de años seguir el calendario gregoriano, la Iglesia ortodoxa ucraniana independiente una de las tres ramas (Patriarcado de Kiev, Patriarcado de Moscú y ucraniana independiente) ha permitido este cambio atendiendo el deseo del pueblo ucraniano de distanciarse de las tradiciones y costumbres rusas. En Rusia, el 25 de diciembre es un día laborable. Así que los ucranianos, como el resto de europeos, estarán celebrando la Navidad el 25 de diciembre en lugar del 7 de enero. Cuando llega el 7 de enero, la Navidad de la Iglesia ortodoxa de los países eslavos orientales (Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Bulgaria, Serbia, Macedonia), el ambiente es mucho menos festivo, ya que el Año Nuevo civil es considerado más importante que la fiesta religiosa. 

​En la cena de Navidad el pueblo ucraniano festeja con una comida compuesta de doce platos (en honor a los doce apóstoles presentes en la Última cena con Jesús) en la que se bendice un pan trenzado y redondo conocido como “kolach”, que simboliza la estrella de Belén, y se comparte entre todos.

La tradición musical es particularmente importante, canciones tan conocidas como “El villancico de las campanas” es obra del compositor ucraniano Mykola Leontovych, escrita en 1914 ​está ​basada en el canto popular ucraniano «Shchedryk”, Ucrania posee además un extenso y hermoso repertorio tradicional. Les transmito esta emotiva versión que la OTAN ha querido dedicar al pueblo ucraniano esta Navidad, interpretada por un coro de soldados de distintos países de la alianza atlántica​:​ https://www.youtube.com/watch?v=WldeOHtI5hUs

Impresionantes mercados navideños, como es tradición en la Europa del este, parece que pueden visitarse aún en estas circunstancias en ciudades de Ucrania, un pueblo que ha demostrado ser inmensamente resiliente. En muchas ciudades se han puesto árboles, algunos tan simbólicos como el llamado árbol de los irrompibles, en la Plaza de Santa Sofía de Kiev​ -que ilustra este artículo-​, ciudades constantemente bombardeadas por el ejército ruso en las que cientos de edificios civiles han sido destruidos. Navidad sin tregua, el gobierno ruso, ha dicho ante los medios que “la operación militar especial continúa». En Kiev las autoridades han colocado árboles de navidad pequeños en algunos refugios antibombas y en las estaciones de metro donde va la gente durante las alertas aéreas.

Por estas fechas todos solemos ponernos un poco melancólicos; días que debían ser de alegría y alborozo se tornan oscuros para muchos en la intimidad de ​sus casas, de ​sus familias, pero es tiempo de pensar en los otros, es tiempo de recordar y recobrar el verdadero sentido de la Navidad, del nacimiento cada vez, cada año, de la Esperanza. Es tiempo también de agradecimiento.

Muchos ucranianos se enfrentan a un invierno de carencias y sufrimiento, soportando temperaturas bajo cero, apagones y miedo.  El Papa Francisco ha dicho en días recientes “No lo olvidemos. Una Navidad, sí. En paz con el Señor, sí. Pero con los ucranianos en el corazón”.

Navidad significa “nacimiento”, es tiempo de reencuentro y reconciliación. Tiempo de solidaridad, generosidad, unión familiar, alegría, esperanza, paz. No solo Ucrania, nuestro país también lo requiere, en Venezuela también es Navidad y, como lo dijo el padre Luis Ugalde en su artículo “Navidad que rompe cadenas” del pasado 15 de diciembre:
“Esta no es una Navidad normal, sino la de un país en extrema necesidad. Por eso la queremos alegre y de abrazos sin fingimiento que nos lleve a reencontrarnos a todos los venezolanos en la reconstrucción que nos devuelva esperanza y vida”.

¡Feliz Navidad a todos, con nuestra gente en el corazón!​ 

 

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -