viernes 03, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

La precariedad del sistema de salud pública en Venezuela

Más artículos

Francisco J Contreras M

@fjcontre35

- Publicidad -

La salud tiene un contenido social preferente y abarca todos los planos del pacto social constitutivo de una sociedad. La salud como bien común se sitúa más allá del encuentro entre la demanda y la oferta de la calidad de vida por parte de un paciente. La demanda es una demanda derivada de un estado clínico del paciente, en un momento ante la percepción de un malestar. Un paciente concurre a un centro de salud por necesidad, no por deseo. El análisis de la salud trasciende al de cualquier otro bien o servicio sujeto exclusivamente al cálculo económico.

Diferentes actores configuran un cuadro de partes interesadas: el paciente, los ciudadanos, los profesionales del sector salud, los productores del servicio, los proveedores, las aseguradoras, los compradores del servicio y las entidades financiadoras. Cada uno de esos actores con sus propios intereses y urgencias exige un análisis y toma de decisiones superior por el nivel de complejidad que representa el sistema.    

La mala política gubernamental en un contexto de debilidad institucional y de ausencia de análisis de impacto previo de las normas de regulación, da origen al riesgo moral, a la selección adversa y a las asimetrías de información. 

Hay riesgo moral cuando una persona al estar asegurada deja de tomar precauciones o cuando al estar vacunada por descuido se transforma en un portador de infecciones. Existe selección adversa en aquellas situaciones previas a la firma de un contrato, en las que una de las partes contratantes no es capaz de distinguir la buena o mala calidad de lo ofrecido por la otra parte. Surgen los incentivos perversos cuando los controles crean alicientes para que aumente la preferencia en la formación de talento humano en especialidades con menos contenido social, por razones de orden mercantil. Estos son los fallos fundamentales cuyas consecuencias, no intencionadas y no deseadas, terminan siendo contrarias a los fines de la norma reguladora.

Es el drama de la ausencia del análisis de efectos colaterales inducidos, clave en todo proceso de reforma económica y condición necesaria que precede cualquier ajuste de naturaleza macroeconómica. Recrea la extracción de rentas de todo aquel que tiene alguna relación privilegiada con el poder. Son males sociales que se propagan en medio de una ausencia de poderes públicos independientes y autónomos (muchos de ellos sin la debida legitimidad).

La debilidad institucional del país permite la confluencia de variadas normativas cuya aplicación es confusa, pues dependiendo de las circunstancias el gobierno aplica una u otra, la activa o la engaveta. De este modo se superponen dos sistemas de control de precios, uno el establecido en la Ley de Precios Justos y otro el correspondiente a la resolución 294. La providencia 294, fue considerada de carácter temporal por el Gobierno Nacional, en tanto entraba en vigor la Ley de Costos y Precios Justos, con lo cual se establecerían los precios basados en la estructura de costos de las clínicas, como lo establece la Providencia 003 del año 2014. 

El gobierno venezolano cuando actúa como empresario hace compras de medicinas, equipos y materiales quirúrgicos con unas pérdidas importantes por fallos logísticos de distribución, almacenamiento y transporte, sin considerar el tema de sobreprecios. La ruina del país en materia de salud se valida en las colas de espera para ser atendido y la búsqueda de lo que muchas veces no se consigue, en «cronicidades» mal atendidas, en el resurgimiento de enfermedades endémicas del pasado: paludismo, tuberculosis, fiebre amarilla y la proliferación infecciones desconocidas en el pasado.

Es necesario replantear la formulación de reglas, normas y leyes donde sea costosa la infracción, fácil acatarla y poco onerosa su administración. Hay que determinar: lo que se quiere que hagan o no las partes que transan en el mercado y la secuencia que relaciona la norma con la conducta deseada de quienes son partes interesadas con poder e influencia sobre el sector. 

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -