jueves, 23 de septiembre, 2021
Promedio de temperatura mensual

72 de 100

InicioEconomiaRevisiones que vendrán luego del COVID-19

Revisiones que vendrán luego del COVID-19

- Publicidad -

“…los recursos públicos deberán estar sujetos a una prospectiva de largo plazo en materia de salud, educación y habitabilidad de modo que desde el presente esté garantizado el máximo de opciones para superar las inevitables contingencias naturales y económicas que siempre acompañarán el desenvolvimiento humano.”

Francisco J. Contreras M.

Cuando se supere la pandemia que acogota al mundo, vendrán momentos cruciales para la revisión de la manera cómo la humanidad aborda la “verdad” como criterio de deliberación en democracia. Si la búsqueda de la verdad no sucumbe ante la emergencia populista -y su evolución superior “iliberal”- y si el principio de la relatividad de la verdad no se consolidara como institución invisible fundamental de la política, serán tiempos de grandes avances para la deliberación democrática y para la humanidad.

- Publicidad -

El discurso dominante en las redes sociales es esencialmente mediático y se alinea con uno de los factores característicos de la cultura “iliberal”: la destrucción de un lenguaje común para discernir sobre la validez o no de argumentos sujetos a experimentación o a deliberación. Los signos de ese culto se encuentran en un discurso cotidiano pleno de falacias entre las cuales es dominante la “ad-hominem”, es decir, la ofensa personal como principio de sometimiento de la razón frente al cualquier discurso apoyado en criterios de demarcación y evidencias que permitan su validación o refutación.

Detrás del escudo que ofrece la libertad para afirmar cualquier cosa, sin reglas de acuerdo consensual, se esconde un autoritarismo que impide formular propuestas y allanar el camino para ejecutarlas en tolerancia, con respeto a las minorías y con la aceptación de la debida diversidad de pensamiento. Las señales de esta cultura “iliberal” pueden ser reconocidas en la profusión de la crítica y la desconfianza hacia todo, sin que ofrezca una propuesta de orden superior a la que se critica, el inquisidor en su radical posición nunca ofrecerá opciones, pues su creencia omnisciente es verdad por sí misma. Necesitamos unión, reconciliación y cambio. Quien viene con una querella, con una dificultad, con un disentimiento y no ofrece una opción, una propuesta de solución o una alternativa forma parte ineluctable del problema.

El letargo económico puede ser más costoso que el COVID-19, lo cual sumado a la creencia de que el único recurso disponible de la política económica reside en la creación de dinero y el gasto público, pueden crear en la gente la ilusión monetaria de que las ayudas financieras que recibe podrán asegurarle la adquisición de bienes y servicios necesarios para su supervivencia.

La parálisis económica es equivalente a una menor oferta de bienes y servicios, como ocurre con la escasez de combustible, el problema no es que la gente no posea dinero para comprar gasolina, es que no hay, por lo cual es inevitable el racionamiento y peor la aparición de mercados negros con todos los males sociales que significa la extracción de rentas, en favor de los pocos que poseen recursos y de quienes mantienen relaciones privilegiadas con los administradores de las penurias públicas. Para enfrentar la parálisis hay que liberar las fuerzas productivas del país de la asfixia regulatoria y reorientar los recursos públicos para asegurar la logística de producción agroalimentaria.

Luego del COVID-19 habrá que someter a revisión la creencia de que ese mal es mayor por sí mismo a lo que puede causar entre los más pobres -menos equipados- y al sufrimiento que pesa sobre sus miserias desde antes de la pandemia. Es un distractor ruinoso para la civilización estar formulando hipótesis de algún interesado complot de las potencias para destruir al adversario, cuando prevalece la “mercantilización” de la política y de la economía como instrumentos para posesionarse del mercado mundial. La parálisis económica del mundo y sus fallecidos no constituyen la mejor manera de ampliar los mercados, ni siquiera para vender mascarillas.

El dinero y el gasto público son medios subsidiarios para dar fundamentación a un mundo deliberativo para el discernimiento de reglas libres de incentivos perversos y de los males del poder discrecional. Después de superar la pandemia los recursos públicos deberán estar sujetos a una prospectiva de largo plazo en materia de salud, educación y habitabilidad de modo que desde el presente esté garantizado el máximo de opciones para superar las inevitables contingencias naturales y económicas que siempre acompañarán el desenvolvimiento humano.

@fjcontre35

- Publicidad -
- Publicidad -

Síguenos

21,933FansMe gusta
42,100SeguidoresSeguir
1,234SeguidoresSeguir

No te pierdas...

- Publicidad -spot_img

#EsMiDerecho | ¡Protege tus comunicaciones cuando ejerces tu derecho a la libre asociación!

Mantén tus grupos de chats seguros; maneja al menos dos aplicaciones mensajería cifrada

La Misión de la ONU realizó un análisis detallado de 183 detenciones a opositores del Gobierno de Maduro entre 2014 y agosto de 2021. #VenezuelaExigeJusticia

#22Sep | Balance preliminar hasta las 7pm.

10 protestas:

-Aragua
-Bolívar
-Distrito Capital
-Falcón
-Guárico
-Mérida
-Miranda
-Vargas
-Zulia

Motivos:
🔹Exigencia de vacunas
🔹Laborales
🔹Participación política
🔹Servicios básicos

📽️Protesta en Corposalud Mcy #Aragua

#OVCS

Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here