Cada día queda más en evidencia la improvisación del régimen de Nicolás Maduro para el manejo y control del Covid-19 en el país, aunque en sus cifras alaban la cantidad de venezolanos que han retornado a la patria, el otro lado de la moneda muestra una realidad cruel para los connacionales que intentan retornar.

Recientemente el ejecutivo nacional ordenó a las fuerzas armadas ubicadas en el puente internacional Simón Bolívar establecer un nuevo régimen para el ingreso de venezolanos al país, el mismo se ejecuta los días lunes, miércoles y viernes en dónde solo dan ingreso a 300 connacionales. Dejando a miles de venezolanos de lado colombiano y a riesgo de contagiarse de coronavirus de manera masiva.

El joven Johan Vitora, de 25 años de edad, quien retorna al país, luego de caminar 14 días desde Medellín, aseguró que lleva nueve días en cola y a la espera de poder encontrarse con sus familiares del otro lado del puente. Manifestó que para poder sobrevivir estos días junto a su pareja e hijos, le ha tocado vender sus pertenencias e incluso aquellos detalles que traía para sus familiares en Venezuela.

Mientras tanto el gobierno colombiano manifestó recientemente, a través de migración, que estarán prestando apoyo en algunos aspectos, sin embargo exhortaron al gobierno venezolano hacerse cargo de sus ciudadanos.

Foto: Cortesía