Foto: Monitoreamos

Familiares de los 16 niños y un grupo de mujeres venezolanas que fueron deportados el domingo 22 de noviembre desde Trinidad y Tobago exigen a las autoridades alguna solución.

Comentan que no han tenido respuesta de ninguno de los dos países sobre su paradero.

“No tenemos respuestas de la embajada de Venezuela aquí, ni de ACNUR, ni de la Comunidad de Agua Viva, ni del Gobierno de Trinidad. Nadie nos está diciendo nada“, reclamó uno de los familiares.

Felix Marcano, padre de una niña de nueve años y un niño de cinco, ambos con enfermedades cardíacas, solicita una respuesta inmediata.

A su vez destacan que ninguna organización se ha hecho responsable de la deportación o repatriación.

Lea también: