(FILES) In this file photo taken on July 10, 2018 (L-R) Britain's Sophie, Countess of Wessex, Britain's Prince Charles, Prince of Wales, Britain's Camilla, Duchess of Cornwall, Britain's Queen Elizabeth II, Britain's Meghan, Duchess of Sussex, Britain's Prince Harry, Duke of Sussex and Britain's Prince William, Duke of Cambridge stand on the balcony of Buckingham Palace to watch a military fly-past to mark the centenary of the Royal Air Force (RAF). - Britain's Prince Harry will relinquish his honorary military appointments and patronages after confirming to Queen Elizabeth II that he and wife Meghan Markle will not return as working royals, Buckingham Palace announced on February 19, 2021. (Photo by Tolga AKMEN / AFP)

Mayte Navarro de Veloz

Batalla en Buckingham

Desde que Harry y Meghan decidieron separarse de sus funciones como miembros seniors de la Casa Real británica, la historia se ha ido complicando. Hace un año de aquella despedida -que muchos daban por temporal- pero que recientemente la reina Isabel ha ratificado como definitiva, aunque haciendo uso de un lenguaje diplomático, junto a la retirada de todos las funciones y patronazgos en los que la pareja representaba a la soberana tuvieron que ser devueltos para que Isabel II los redistribuya entre los otros miembros.

Unos días antes de esa información, los duques de Sussex anunciaron que estaban esperando su segundo hijo. Dicen que la manera como lo hicieron no agradó a Buckingham y de inmediato la Reina reaccionó. Pareciera que se iniciaba un enfrentamiento, pero que realmente no estaba basado en la noticia de la nueva paternidad de Harry. Había algo más: la entrevista que Oprah Winfrey haría a la pareja el domingo 7 de marzo.

¿Qué se ventilará en ese encuentro que escenográficamente parecía prometer buenas noticias que girarían sobre las futuras acciones de Harry y Meghan desde la Fundación Archewell? La pregunta pronto tuvo respuesta: la pareja decidió responder temas vinculados sobre su salida de palacio. De acuerdo a los dos avances que presenta CBS para promocionar el encuentro, Harry nuevamente subraya que dejaron Londres debido al gran acoso de la prensa y no quería repetir la historia que ya había sufrido con su madre, a quien considera vivió una situación peor que la experimentada por Meghan y él, pues estaba sola.

Harry vuelve a poner el dedo en la llaga al recordar que todos en Buckingham le dieron la espalda. Oprah, gran amiga de la pareja, ha manifestado que ésta es una de las mejores entrevistas de su vida y entre las frases que deja como anzuelo para no perderse la entrevista está: “No ha habido límites de temas”. A los pocos días de conocerse la transmisión del programa, se anunció que la BBC difundiría una alocución de la Reina, quien a sus 94 años no parece rendirse en su gran objetivo, defender la monarquía, tarea que ha cumplido con éxito en sus 69 años en el trono. Tuvo que enfrentarse a su esposo, Felipe de Edimburgo, quien montó toda una campaña porque pretendía cambiar el apellido de la familia, según lo narra Clive Irving en su libro “The Last Queen: Elizabeth II’s Seventy Year Battle to Save the House of Windsor”. Después vinieron los escándalos de su hermana Margarita, sucedieron los divorcios en serie de sus hijos, el escándalo de Diana y la monarquía británica subsistió.

Casi en la víspera de la entrevista de Oprah, The Times ventila en sus páginas una demanda contra la duquesa de Sussex por acoso laboral, presentada por Jason Knauf, en 2018 cuando era secretario de comunicaciones de los duques de Sussex.

Mientras Buckignham ha manifestado preocupación por este hecho, Meghan dijo que sentía gran tristeza porque ella misma ha sido ella acosada y está involucrada en apoyar a quienes lo han sufrido. Por su parte, los abogados de la pareja afirmaron que The Times estaba “siendo utilizado por el Palacio de Buckingham para vender una historia completamente falsa”.

Esta afirmación podría significar una presión de la Corona sobre la entrevista de los Sussex y Oprah Winfrey, que podría, incluso, ameritar un nuevo trabajo de edición de entrevista o simplemente podría ser el inicio de un nuevo enfrentamiento entre el hijo de Diana y su hermano William, ya que el demandante, Jason Knauf, es actualmente el secretario ejecutivo de la Cambridges’ Royal Foundation.

En su momento Knauf manifestó preocupación porque las denuncias de acoso no se habían investigado. Por otra parte, The Time también señala que el príncipe Harry le había “suplicado” a quien fuera su secretario que no continuara con las denuncias y después de esto Knauf renunció. Lo cierto es que los tabloides británicos tienen un nuevo motivo para mantener a Meghan como noticia.

Recompensas para otra princesa

Mientras los Sussex y Buckingham no logran entenderse, otra princesa heredera disfruta del afecto de su gente y del reconocimiento de un medio de comunicación, la revista QX, cuya edición de Suecia le acaba de conceder el premio como la Personalidad Hetero del Año. Se trata de Victoria de Suecia, quien con gran satisfacción ha posado para exhibir el galardón que le entregó la publicación dirigida a la comunidad LGBTI. De esta manera le agradecen el discurso que la futura reina pronunció el día de la inauguración del Orgullo en Estocolmo.

En esa oportunidad la princesa dijo: “El Orgullo no es un festival de verano cualquiera. Es un festival, pero también una manifestación por los derechos humanos. Es seriedad y alegría al mismo tiempo. No debemos quedarnos callados. Tenemos que hablar por aquellos que no se atreven, no se les permite o no pueden”.

La premiación no rompió las normas de seguridad y se hizo de manera virtual, pero Victoria aprovecho para lucir una prenda elegante y de bajo costo de la firma H&M, que por cierto, apenas apareció en su Instagram, se agotó. Se trata de un modelo color verde realizado en un tejido sustentable. Victoria manifestó en su post lo contenta que estaba por el galardón.