Irineo Humberto Garzón Martínez, es el nombre del hombre que abusó de una joven venezolana de 18 años, quien el sábado 23 de enero fue a su local de venta de uniformes, en la zona de Once en Buenos Aires, Argentina, para una entrevista de trabajo.

Encuentro en el cuál Garzón, drogó a la joven para quebrar su voluntad y poder abusar sexualmente de ella.

Ante el arresto, el lunes 25 de enero la jueza, liberó al acusado, argumentando que no tenía antecedentes penales.

Mientras la noche del miércoles 27 de enero, la jueza Karina Mariana Zucconi, que lleva el caso, destacó que el caso fue “abuso sexual simple” y “abuso sexual agravado por acceso carnal”.

Ante estos sucesos, la mañana de este jueves 28 de enero, venezolanos residentes en Buenos Aires protestaron frente al local donde fue abusada sexualmente la joven venezolana de 18 años.

«Venimos huyendo de una crisis, de unos asesinos, y queremos que nos protejan», reclama una madre venezolana en la protesta para exigir que sea encarcelado.

A esta manifestación se suman repartidores venezolanos quienes hicieron una pausa en su trabajo y se sumaron también a la protesta para exigir justicia.