sábado 04, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

Deporte: amenazas y valores

Más artículos

  “…O se toman medidas por todos los países, o el deporte terminará totalmente en manos de mafias…” 

Jorge Puigbó 

@JorgePPuigbo

Crecí influenciado por la importancia del espíritu amateur, el mismo que cuando era niño ya estaba dejando de ser un valor fundamental del deporte. Comencé a oír, a muy temprana edad, conversaciones acerca de competiciones deportivas, sobre atletismo, sobre béisbol. Fueron quizá los primeros Juegos Panamericanos, celebrados en Argentina en el año 1951, los que trajeron a Venezuela un cierto revuelo por su realización y una cierta curiosidad del público. En las escuelas, por instrucciones oficiales, se informaba sobre el evento y aun siendo de corta edad nos influenció de alguna manera, recuerdo que en esa época había una efervescencia por el panamericanismo, cantábamos el Himno a América o Himno Panamericano, escrito por un argentino para promover la unión de los países del continente. Las competencias entre los hombres se remontan a los principios de la Humanidad, existen desde siempre; el sentimiento de superioridad individual ha impulsado su demostración práctica en el campo, yo corro más rápido, lanzo una piedra o una lanza más lejos, salto más alto, esto quedó demostrado cuando se encontraron pinturas del período Neolítico, 6,000 años a 5,500 a.C, representando competencias varias. A través del tiempo nos conseguimos en Egipto la primera referencia escrita de una carrera y al mismo tiempo en varias civilizaciones como la Minoica también encontramos prácticas de competencias, todo lo cual culmina con su consagración en Grecia quien define inclusive como se llamará a ese tipo de competencias: atletismo, término derivado del griego “athletes”, quien compite por un premio o la gloria. Los juegos olímpicos como tales comienzan en el año 776 a.C. en la Antigua Grecia, en la ciudad llamada Olimpia. Como cosa curiosa nos encontramos que, durante el siglo VII, se desarrollaban en esa nación unas carreras pedestres cuya distancia a recorrer era, de acuerdo a varias interpretaciones, de 192,27 o de 185,3, metros y la llamaban “stadión”, medida equivalente, según algunos a 200 pies de Heracles, héroe antecesor del Hércules romano. De la palabra griega se genera el vocablo romano “stadium” y de allí nuestro fonema estadio con el cual nombramos el recinto donde se celebran las competencias deportivas.

Todos los atletas de la antigüedad competían por el honor y la fama que proporcionaban los triunfos. Lo hacían por amor al oficio, por su afición al deporte y esa actitud era mayoritaria frente a lo que se consideraba una herejía, como lo era percibir dinero o algún tipo de riqueza o salario, aun cuando se documentan entregas de premios en metálico, como medallas de oro u otras prendas. Este valor o forma de actuar fue denominado en nuestro idioma, pasado los años, con el termino amateur proveniente del francés. Hoy el diccionario de la Real Academia lo define como:  aficionado, el que practica sin ser profesional un arte, deporte, etc. En sus orígenes este fonema deriva del latín “amator” el que ama. 

Fue el barón Pierre de Coubertin quien creó los Juegos Olímpicos modernos en el año 1896 en Atenas, donde se trató de exaltar el amateurismo frente al profesionalismo. La Federación Internacional de Atletismo en 1912 establece el principio del amateurismo coincidiendo con el Comité Olímpico Internacional. El extraordinario atleta de los Estados Unidos Jim Thorpe fue uno de los primeros atletas sancionados, en 1912, por violar la norma de amateurismo al haber cobrado años antes un salario miserable en una liga de béisbol de tercera. En todo caso la diferencia entre un profesional del deporte y un aficionado al mismo no se deriva del cobro de dinero sino de la entrega con la cual se practique, a los dos les tiene que gustar lo que hacen, siendo el profesional el que generalmente por la exigencia dedica mucho más tiempo y desarrolla mejores técnicas.

En nuestro tiempo hemos contemplado como la práctica del deporte se ha convertido en una profesión muy lucrativa para aquellos que se convierten en atletas de alta competición, cualquiera que esta sea. Es junto a la música el espectáculo que más atrae a las multitudes, poca gente conoce la cifra real de una industria la cual para el 2021 se estimaba en una media de 618.250 millones de dólares, suma respetable que como miel atrae a todo tipo delincuencia y corrupción. Someramente enunciaremos algunas de las amenazas que se ciernen sobre el deporte en el mundo:

– Es tan grande la importancia que ha tomado el deporte en todos los ámbitos, cultural, educativo, social y económico, que en la ONU fue aprobada una resolución por los Estados Partes en la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, en la cual se exhorta a los países a luchar contra su corrupción en todas las formas, “…preocupada por el hecho de que la corrupción puede socavar el potencial del deporte…” 

– La política y los intereses económicos de algunas naciones, siguen entrometiéndose en los resultados del deporte, desde los juegos olímpicos de Berlín, hasta este el mundial de futbol de Qatar, la competencia deportiva más grande del mundo. La FIFA quedó con su credibilidad destruida por la corrupción en la elección de sedes para el evento. El deporte no debe mezclarse con religiones, ideologías de género, política o racismos, etc. 

– Las apuestas y por tanto la delincuencia organizada que controla el juego están penetrando cada vez más al deporte y tratando de controlar sus resultados. El equipo especial de INTERPOL contra el amaño de Partidos hace un llamamiento a la armonización de los esfuerzos en la 12 reunión en Abu Dabi, realizada entre el 10 y 12 de mayo de este año, contra la manipulación de competiciones, incluyendo el dopaje.

– Apostar en deportes en vivo era ilegal hace cuatro años, según “The New York Times”, en la mayor parte de los Estados Unidos: “Ahora, los aficionados que miran los partidos o asisten a los mismos en los estadios se ven inundados de anuncios que los alientan a apostar en los enfrentamientos, no solo a verlos como espectadores…Los deportes profesionales en los EE. UU. ahora son parte de una empresa de apuestas corporativa multimillonaria”.

–  El mismo periódico mencionado lo dice: “El 15 de enero es una fecha especial en el mundo del béisbol…se inicia el reclutamiento internacional de prospectos para las Grandes Ligas en Estados Unidos…195 academias de béisbol registradas en Venezuela …se encargan de gestionar las firmas con los 30 equipos…se quedan con el 40 o 50 % del bono…que reciben los peloteros…oscilan entre 1 millón y 4 millones de dólares. Los pranes, líderes criminales de las prisiones en Venezuela, esperan con ansias y no pierden de vista el proceso de las firmas. Estos delincuentes…saltaron…para hacerse con un porcentaje…Esta investigación de CONNECTAS y la Alianza Rebelde Investiga (ARI) identificó, al menos tres formas de extorsión utilizadas…para quedarse con parte del dinero que reciben las academias…” O se toman medidas por todos los países, o el deporte terminará totalmente en manos de mafias. 

Síguenos en

Recientes