martes 05, julio 2022
Promedio de temperatura mensual

64 de 100

El nuevo consenso en América Latina y el Caribe

Más artículos

“NO ES CUESTIÓN DE IDEOLOGÍA SINO LA LEY DE OFERTA Y DEMANDA”.

Julio Brillembourg Willson

¿Qué está sucediendo?

Los pobres y las desigualdades aumentan.

¿Por qué?…

¿Y por quién votan los pobres?

Si usted lo fuera, ¿por quién votaría?

¿Qué les ofrecen los ricos?

¿Qué les ofrece la derecha?

¿Qué les ofrece la centro-derecha?

¿Y la centro-izquierda?

¡Estúpido, no es cuestión de ideología sino de oferta y demanda con proyectos específicos y leyes concretas!

¿Qué me ofrecen en particular a mí, mi familia, mi barrio y mi comunidad? ¿Cómo se diferencian estas ofertas de aquellas que son meramente populistas, virtuales, falsas y fundadas en el facilismo, la comodidad y la corrupción y también en el resentimiento y odio hacia los que han logrado más riqueza?

¿Están estas ofertas hechas en base a los valores y principios coherentes que son la base de las naciones prósperas y exitosas?

¿Me ofrecen realmente educación, salud, alimentación, vivienda, transporte y esparcimiento a través de servicios públicos de alta calidad, trabajo y salario digno, mercado y libertad de iniciativa para ofrecer mis productos, propiedad privada garantizada, oportunidades para el verdadero progreso, justicia, democracia, cuido del medio ambiente, seguridad y paz para todos?

¿Son verdaderamente capaces para cumplir sus ofertas? ¿Cuáles son sus currículos, méritos y experiencia, su ética y referencias de éxito comprobado? ¿A quién realmente estoy dando mi voto?

En Colombia, Venezuela, Brasil, y más allá en toda Latinoamérica y el Caribe necesitamos un nuevo consenso y contrato social bien definido para el progreso sostenible de todos. Porque los verdaderos valores y principios, los planes de desarrollo, los objetivos y las coordenadas de navegación se han perdido. No sabemos dónde ir ni cómo llegar. Nuestras sociedades han sido ampliamente corrompidas y desmontadas, los ciudadanos han sido bajados de categoría, son masa deshumanizada, y están confundidos, aturdidos, desorientados y perdidos. Es la Torre de Babel. En consecuencia, es preciso volver a definir y poner un orden claro de nuevo, dibujar el mapa y hoja de ruta de nuestro éxito colectivo y emprender programas de reeducación continua para todos. Es una tarea titánica pero necesaria, porque la alternativa es el caos en nuestro continente. Tenemos una enorme responsabilidad hacia nuestros hijos y familias, pero además debe motivarnos el deber de honrar a nuestros libertadores y padres de la patria.

Y debemos comenzar a entendernos como la “Familia Latinoamericana”, un concepto político muy valioso y poderoso. Porque en un mundo profundamente interconectado, no hay naciones independientes sino inteligentemente interdependientes, que cooperan en vez de competir entre ellas, que aplican un análisis unitario y acuerdan programas y proyectos de desarrollo conjunto en alianzas ganar-ganar, porque el bienestar de unas naciones no puede significar la ruina y pobreza de otras.

@quantumcoheren

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes