miércoles, 1 de diciembre, 2021
Promedio de temperatura mensual

71 de 100

InicioOpiniónElecciones o mandar como sea

Elecciones o mandar como sea

- Publicidad -

«Me duele que se piense que el

nuestro es un Gobierno autoritario, 

que no se piense eso. 

- Publicidad -

Es una orden».

 Les Luthiers

Jesús Peñalver

Al momento de escribir esta nota, ya he cumplido mi deber de votar y ejercido mi derecho a ello. Esto se publicará el martes 23 de noviembre, fecha prevista para las opiniones que emito y que este prestigioso tiene la generosidad de publicar en sus espacios.

No sé cómo quedó el mapa electoral de mi país, y tampoco quiero especular en ese sentido, porque en la dimensión de lo desconocido todo puede suceder.

Hace catorce trece años demostramos una variante en nuestro modo de ver las cosas; votamos y derrotamos el diabólico modelo del muerto aquel, que pretendía imponer una reforma constitucional viciada hasta los tuétanos de nulidades.

A ese triunfo, el líder del tripaflojismo del siglo XXI lo llamó “victoria de mierda”, con su consabido lenguaje sublime y decoroso, propio de un matón de barrio, portero de burdel.

Hace catorce años, y siendo que todo el que detenta el poder en época electoral lleva alguna ventaja, la barbarie al mando del desquiciado milico golpista aquel, volvió a exhibir su alevosía. El rojismo se pasó de grosero y abusivo.

El oficialismo –y hoy la perversa sucesión- siempre ha jugado al ventajismo, utilizando el dinero que es del pueblo venezolano para hacer campaña electoral y el CNE ha sido cómplice silente en esta materia, a veces bullicioso y con brazalete. Aun más, agavillado para trastocar y torcer la voluntad de los venezolanos. Fíjense en el nombramiento de los nuevos rectores, tanto en el mecanismo de designación, como en los mismos designados para integrarlo.

Ha sido inveterada la conducta del ch… abismo, usando hasta la saciedad recursos públicos dentro y fuera de campañas electorales, vulnerando de tal modo reglamentos de toda índole. Peculado de uso se llama eso. 

A esto se añade los audios que se difunden por redes sociales y los discursos donde vocean, sin vergüenza alguna, su intención de mandar a todo trance. Es una terca manía pretender gobernar ad infinitum, negando toda posibilidad de cambio en democracia. 

¿Acaso esta conducta, de suyo ventajista y alevosa, encuadra en la comisión del delito de Abuso de Función Pública con fines Electorales, previsto y sancionado en el artículo 68 de la Ley Contra la Corrupción? 

Hoy, como hace catorce años, me hago eco del consenso generalizado entre los historiadores venezolanos, según el cual, todos los intentos de imponer Constituciones para mantenerse en el poder han conducido a eventos traumáticos para la salud de la República. Por eso entonces dije no a la pretendida reforma de la Carta Magna. 

La peste y el proponente no convencieron a las mayorías, a pesar de su afán de adoctrinar a troche y moche, bolsitas y dádivas mediante, y el infaltable eslogan mortuorio “muerte socialista en la patria”. 

Hoy, como ayer, querrán convencernos de que todo está absolutamente normal, que sus nombramientos han sido apegados a derecho y que en El Silencio y Pajarito (sede de ese cne) todo es limpio, aséptico e incontaminado.

Solo los sarampionosos dedicarán horas, jornadas y mucho tiempo a leer o tragarse, mejor dicho, las obras del chino  Mao Tse Tung,  el manual de guerrillas del Che, y por supuesto, el pensamiento del Comandante, en fiel atención a la recomendación del régimen. Todos ellos dirán que se tratará de un proceso electoral impoluto y transparente. 

Llamé a aquel proyecto, hace catorce años, “reforma inconstitucional”, porque de verdad violaba la Constitución (aún vigente). Además, la constituyente es el debido procedimiento, contemplado en la misma Carta Magna, para los cambios que se querían hacer. Aquello modificaba sustancialmente la estructura del Estado, y ello no podía hacerse mediante reforma.

Era inconstitucional, además, pues el proyecto fue presentado ante una sesión extraordinaria de la AN, es decir, fuera del período ordinario de sesiones, lo que de suyo suma un elemento más que la viciaba.

Hace catorce años encontramos justificada la preocupación de la Iglesia través de la Conferencia Episcopal, con relación a la sospechosa y soterrada reforma de la Constitución. Se refirieron los prelados a las señales antidemocráticas, al conciliábulo suerte de petit comité que bajo pacto de confidencialidad, y con la consigna mortuoria “Patria, socialismo o muerte”, pretendía echar a abajo todo el sistema de legalidad que debe sustentar el  Estado de Derecho que sirve de base a la democracia. 

Entonces comprendimos que el Estado debe garantizar los DD. HH, según el principio de la progresividad, de allí que toda conquista, toda previsión, todo derecho o libertad debe ser protegidos hacia adelante, siempre con el propósito de mejoramiento, y nunca debe comportar un retroceso en su existencia, defensa o protección.

Hoy la barbarie continúa arremetiendo contra la disidencia política, periodistas y medios que no le son afines. Acoso y terrorismo judicial a la carta, a la orden de la satrapía. En lugar de escuchar la voz de los que piensan distinto y permitirse un lugar para el diálogo fructífero y necesario, el gobierno ofende desconsideradamente la voz del pueblo.  

En 2007, el derrotado aquél mostró sus dedos hechos añicos, la arrechera en su rostro insomne, su consabido delirio, su odio. Tremenda victoria de “mierda” (sic) obtuvimos hace catorce años.

Tantos años después, la peste insiste en empeorar nuestras ya arruinadas condiciones de existencia, nuestros sueños de cambio por un país mejor e impide nuestro anhelo de vivir en democracia.

Hoy pretende esa cosa que se halla aposentada en Miraflores, con bufete y gandules a su servicio, volver a torcer la voluntad del pueblo que hoy sufre los embates de un “gobierno” de gente mala, impreparada y perversa.

Hace dos días acudimos a las urnas electorales (domingo 21 de noviembre). Ojalá no haya sido otro sainete electoral como aquel de ingrata recordación, como tantos que han ocurrido. Que no hayan actuado como de costumbre, convirtiendo descaradamente la jornada en otro circo, otro fraude, otra farsa, otro simulacro.

Y aquí les dejo, como dato histórico, la frase “vámonos compadre que pescuezo no retoña”.  Por cierto, no la pronunció Pedro Estrada. El 22 de enero de 1958 se reunieron altos jefes militares en la Academia Militar y conformaron una junta militar de gobierno. Dicha junta pidió la renuncia a Pérez Jiménez (el cochinito de Michelena), otro delincuente electoral, a quien su socio el general Luis Felipe Llovera Páez le dijo:

“vámonos compadre que pescuezo no retoña”.

- Publicidad -
- Publicidad -

Síguenos

21,933FansMe gusta
49,133SeguidoresSeguir
2,007SeguidoresSeguir

No te pierdas...

- Publicidad -spot_img

#MedianálisisDesmiente | Falso que Japón ordenó desechar los microondas por causar supuestos problemas de salud. Este bulo data de ​2019. Verifica: @EfectoCocuyo #1Dic https://efectococuyo.com/cocuyo-chequea/japon-hornos-de-microondas/

Hoy #30Nov @FundaRedes_ presenta su #Boletín35 titulado “Guerrilla aprovecha ausencia del Estado para operar en escuelas de la frontera”

Con un salario mínimo como el que devenga un trabajador en #Venezuela es imposible garantizar para sí y su familia la cobertura de sus necesidades básicas, como establece la Constitución y las leyes respectivas.

#OVCS

#DerechosHumanos | El registro de un hecho desde una situación hostil hasta conductas ofensivas pueden ser determinantes para la investigación judicial de prácticas delictivas que derivan en violaciones de #DDHH #30Nov

Tú puedes ayudar a que estas acciones no se repitan.

#30Nov | Balance preliminar hasta las 8:30 pm.

Registramos 9 protestas:

-Aragua
-Carabobo
-Delta Amacuro
-Distrito Capital
-Falcón
-Sucre
-Zulia

Exigencias:
🔹Servicios básicos
🔹Laboral
🔹Participación política
🔹Salud

Foto: Protesta laboral Inces #Falcón

#OVCS

Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here