sábado 13, agosto 2022
Promedio de temperatura mensual

69 de 100

Inexistencia del yo-individual separado

Más artículos

“EL EGO: UN PROGRAMA MENTAL CONTAMINANTE. EL VERDADERO YO ESPIRITUAL COMO FILAMENTO DEL UNO COSMICO”.

Julio L. Brillembourg W.

@JBrillembourgW 

Si no somos causa primaria de nosotros mismos, si todos venimos de una sola fuente, si a ésta estamos unidos eternamente y solo de esta nos nutrimos para desarrollarnos, si evolucionamos solamente con ella, en su seno y si solo somos sus canales para manifestar sus energías creadoras, entonces: ¿existe el Yo individual? ¿cual es la noción correcta del Yo?

Tú no existes como crees que existes.

Existimos solamente como extensiones o filamentos del UNO Cósmico.

Existimos como entidades espirituales y materiales con características individuales, si, pero el Yo-Separado y el Yo-Individual no existen. ¡Son simplemente una ilusion!

Al igual que la ilusión de la independencia, porque en realidad somos interdependientes y relacionales energéticamente hablando.

Evolucionas y co-evolucionas, existes y co-existes, siendo la coexistencia la realidad mayor.

No compitas ni luches contra el “otro”. No busques superarlo en fama, acumular gran fortuna, preservar el honor, ni obtener reconocimientos o glorias. Deja los apegos y deja fluir sin temor.

Solo Dios existe. Somos Dios en plena evolución y manifestación. Eres parte de ese proceso, apóyalo. No eres nadie, pero, a la vez, eres todo. Nada te pertenece, todo te pertenece y todos nos pertenecemos. Imagina lo que podrás crear y llegar a Ser. Ama y haz lo que quieras. Lamento decepcionarte, pero somos UNO. Y éste es el mayor regalo, la mayor liberación y expansión que puedas recibir, que impulsará tu evolución hacia el infinito coherente, literalmente.

El Yo, tal como lo has concebido hasta ahora, es una falsedad y quizás aún más: una mentira, la más fundamental y una estrategia de limitación y dominación por confusión, que solo es posible por nuestros niveles de ignorancia.

Estrategia como falso programa mental que genera multitud de emociones y resonancias incoherentes, que distorsionan instintos y producen pensamientos negativos, limitativos e implosivos, además de continuos conflictos, soledad, sufrimiento y dolor, programa que tendría como objetivo bloquear el acceso a la verdad y los sentimientos más elevados, ensuciando, contaminando, limitando y rebajando los niveles de conciencia y energía más altos y elevados, que nos permitirían la liberación de nuestros captores y el encuentro con la paz, la vida, el amor, la luz y la libertad.

Estrategia que específicamente genera el Ego, obviamente fundado en ese falso Yo-Separado y en el Yo-Individual.

Sin embargo, es posible disolver el Ego si se entiende que éste es solo un grado de ignorancia y apenas la cáscara natural de la semilla de la vida, la que una vez en contacto con los nutrientes y humedad de la tierra fértil, el agua pura y el sol cálido, debe quebrarse, abrirse y pudrirse, para que brote la raíz y el tallo, las hojas, flores y frutos de nuestro espíritu-alma inmortal, el árbol de la vida.

Y la disolución del Falso Yo, del Ego, del Yo-individualista y Separado, y el nacimiento espiritual solo son posibles con esta sabiduría liberadora y con la práctica de la humildad, y la rendición o entrega a Dios, y en el silencio y la quietud profunda de la meditación, y a través de la oración y con la acción altamente coherente y de servicio en y hacia el mundo.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes