martes 27, febrero 2024

La industria del deporte

Más artículos

“…El deporte es un factor geopolítico, recordemos las olimpiadas de Berlín de 1936 y Jesse Owens destrozando el racismo, el juego de ping-pong de 1971 entre EEUU y China, iniciando el deshielo…”

Jorge Puigbó

Decir que no es un artículo sobre el deporte es mentira, lo es, pero desde un punto de vista diferente, derivado de la preocupación que nos causa ver que cada día grandes fortunas, independientemente del país de procedencia, se invierten en la compra de equipos deportivos o en la creación de ligas. Esto no necesariamente es malo, al contrario, de hecho, financia y sostiene a los deportistas y al deporte en general. Los inconvenientes que surgen habrá que superarlos haciendo más estrictas las normas establecidas que tienden a controlar la corrupción y la delincuencia, no existe otra forma posible. Ya en un artículo anterior habíamos establecido las amenazas que se ciernen sobre esta actividad y señalamos que para el 2021 se estimaba en una media de 618.250 millones de dólares el monto que generaba esta actividad, suma respetable que atrae todo tipo de codicia.  

Dos noticias leídas nos inclinaron a repasar las novedades que rodean a la llamada ahora Industria del Deporte, una de ellas señala la lucha por el control de las ligas deportivas, en este caso se trata del golf. Los árabes saudíes crearon en el 2022 un circuito cuyo nombre LIV, cincuenta y cuatro en cifras romanas, corresponde al número de los hoyos que conforman las tres rondas de 18 que se juegan, en vez de las cuatro de la PGA Tours. Los premios ofrecidos son superiores a los de cualquier otro circuito y lograron llevarse a golfistas importantes. Los americanos trataron de impedir su desarrollo, pero al final se vieron obligados a negociar y fundirse. “Ese es el desafío que todos debimos enfrentar el martes cuando el PGA Tour (y el DP World Tour) sorprendieron al mundo y anunciaron una fusión con LIV Golf. Más honestamente, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita compró el PGA Tour, invirtiendo miles de millones de dólares en él, con el gobernador del PIF, Yassir Al-Rumayyan, como presidente de la empresa conjunta. Monahan será el director ejecutivo…”, “…el PGA Tour sucumbió ante los saudíes, y lo hizo aparentemente sin consultar con ninguno de sus jugadores… Les pidió que fueran leales. Y luego, sin siquiera una llamada telefónica o un aviso…”, escribió Brody Miller de The Athletic. Los jugadores se convirtieron en objetos para vender y negociar, al final las ganancias privan sobre cualquier consideración de tipo moral. La segunda noticia tiene que ver con el fútbol, el equipo inglés Manchester United está negociando su venta con un consorcio de Qatar y, de acuerdo a un tuit del “The Espectator” del 15/6/2023, es un hecho.

Las dos informaciones reafirman que el deporte profesional se ha constituido en una industria de carácter internacional, en la cual, los intereses nacionales y el orgullo ceden ante una avalancha de dólares mediante la cual los capitales imponen sus intereses. Aquella época en la cual las personas de los diferentes pueblos eran accionistas de sus equipos, y se sentían orgullosos de ello, pasó. Ejemplos de esto son los dueños de algunos de los equipos europeos de fútbol, multimillonarios o extranjeros:

François Pinault y familia dueños del Stade Rennes de Francia, con una fortuna de 42.075 millones de euros. 

Dietrich Mateschitz, austríaco, propietario del RB Leipzig (Alemania).  RB se debe a Red Bull de cuyo 49,5% es propietario. 

Mansour bin Zayed Al Nahyan, de Abu Dabi, desde el 2008 es dueño del Manchester City, su fortuna 20.126 millones de euros; 

Román Abramovich, millonario ruso, fue hasta el año pasado dueño del equipo Chelsea del Reino Unido y lo vendió al estadounidense el año pasado, Todd Boehly. 

Stanley Kroenke, norteamericano, desde el año 2011 tiene la mayoría de acciones del club de fútbol inglés Arsenal.

Nasser Al-Khelaïfi, catarí, desde el 2011 maneja el París Saint Germain, club francés de futbol comprado por el fondo Qatar Sport Investments.

Rocco Commisso, multimillonario, empresario ítalo-americano es el dueño de ACF Fiorentina desde el 2019. 

Zhang Jindong, empresario chino, presidente del Suning Holding Group dueños del 70% del Inter de Milán desde el 2016.

Dmitry Rybolovlev, ruso, es el actual dueño del equipo de futbol Mónaco

-La familia Moratti siempre ha dominado las acciones del Inter de Milán.   Massimo Moratti, se ha sabido que vendió la casi totalidad de las acciones a un inversor de Indonesia: Erick Thori.

El club Roma de la familia Sensi, por razones económicas tuvo que ser vendido al inversionista ítalo-americano Thomas Di Benedetto.

-En España el 33% de los clubes dependen de propietarios de otros países. (El Mundo. Abraham Romero. 30/7/2022)

Estas informaciones extraídas de diferentes fuentes periodísticas cambian constantemente, indicándonos la importancia que tiene esta creciente industria cuyos ingresos para el 2021 algunos estiman en una media anual de 618.250 millones de dólares, suma que atrae a todo tipo de delincuencia y corrupción. Los deportes siguen cumpliendo el objetivo primordial e histórico de divertir a las masas. Describir a fondo todo lo que hoy rodea a esta industria es muy difícil, se ha ramificado en innumerables empresas y actividades, es un motor económico. Las sumas recaudadas por entrar a un evento son inmensas y el precio cada día aumenta, pero, aún así, los derechos para la televisión y otros medios, las noticias que se derivan de los eventos, el mercadeo de las grandes figuras para propaganda, la compra y venta de equipos y de fichas, la vestimenta, equipos y artículos deportivos, los contratos de patrocinio, las sobrepasan con creces.  Firmas como Adidas, Nike, Puma, American Express, Goldman Sachs, Santander, Citi, BBVA, BNP, Visa, Barclays, MasterCard, Rolex, Qatar Aiways, Fly Emirates, Etihay Airways, Rakuten, Fedex, Heineken, Corona, Tekate, Coca Cola, Pepsi, Gatorade, Red Bull y Evian, invierten ingentes sumas que apuntalan el negocio, de acuerdo al informe de la compañía brasileña Pluri.

Para darnos cuenta de la influencia que tiene la industria deportiva en nuestra vida diaria solo tenemos que salir a caminar a un parque, son cientos de personas que utilizan vestiduras o implementos con la identificación de alguna marca para caminar, practicar algún deporte, o para acudir a uno de los miles de gimnasios donde se entrenan a diario. Una cuestión curiosa es que las competencias de video juegos, conocidos como “deportes electrónicos”, en el año 2022 produjeron 1.400.000.000 millones de dólares con una proyección de crecimiento, para los próximos 10 años, estimada en más de 4.700.000.000 millones, según los entendidos. Continuando con la información proveniente de la empresa Pluri, la liga nacional de fútbol americano es el deporte que más dinero genera, con unos 13.000.000.000 millones de dólares de ingresos brutos, siendo el deporte que más produce. A pesar de ser el fútbol o balompié, el deporte más extendido mundialmente queda de segundo lugar en cuanto al volumen de negocios, seguido por el béisbol, el baloncesto y el hockey sobre hielo.

El deporte es un factor geopolítico, recordemos las olimpiadas de Berlín de 1936 y Jesse Owens destrozando el racismo, el juego de ping-pong de 1971 entre EEUU y China, iniciando el deshielo. La marca país depende de él.

Jorge Puigbó

Síguenos en

Recientes