domingo, 13 de junio, 2021
Promedio de temperatura mensual

69 de 100

InicioOpiniónLA MALOGRADA CREDIBILIDAD

LA MALOGRADA CREDIBILIDAD

- Publicidad -

“Los dirigentes de todas partes del mundo deben regresar a la verdad en el discurso por dura que sea. Menospreciar la lógica o la inteligencia de sus seguidores se traducirá en la creación de un caos en un futuro no muy lejano…”        

Jorge Puigbó

De tanto insuflar esperanzas en las masas, ya éstas no creen en nadie. De tanto vender utopías, el vendedor perdió su credibilidad. ¿Es obligación, vulgar engaño o irresponsabilidad, el constante mensaje de un final cercano para todos nuestros problemas? ¿Racionalizar o razonar? ¿Orientar o manipular?

- Publicidad -

  Nuestros dirigentes políticos, en su mayoría, se han dedicado a racionalizar y manipular. La excusa que para ello se dio y se da, es la existencia de un deber “cuasi religioso”: debemos dar esperanzas al pueblo a como dé lugar”. Al final, con esa actitud, lo que se ha obtenido es una gran decepción y depresión en las personas, que, al final, ha conducido al inmovilismo o a la fuga.

  Los líderes tienen que observar el nivel de rechazo que obtienen en las encuestas, el desgaste ha sido muy grave. Demasiado tiempo con un discurso que no se concreta en solución alguna. Aquí en Venezuela sobran ejemplos, evidente es el haber sostenido como propaganda política la perversidad y inutilidad de la votación por máquinas electrónicas, así fue vendido y la población en su mayoría compró esa descalificación y satanizó, hasta el día de hoy, la votación automática: según eso, las máquinas hicieron posible que el gobierno se mantuviera en el poder. Tal fue la conclusión de la gente. Por otra parte, y como un segundo ejemplo, se sostuvo hasta el cansancio la ilegalidad del CNE, debido a su control total por parte del gobierno. Se mantuvo inclusive en el período en el cual la oposición tenía dos miembros, y lo curioso fue que a pesar de ello, llamaron a elecciones en el 2015 y contra todo pronóstico, ganaron. Lo menos que se puede derivar de todas estas actuaciones es confusión y desengaño en el pueblo.

  Ahora nos encontramos con una situación similar, pero dentro de un marco político mucho más complicado que en el pasado -y con unas acotaciones importantes- que llaman la atención, pareciera ser que las máquinas de votación con el paso del tiempo sufrieron una especie de exorcismo, de transformación mágica, la cual borró todas las objeciones hacia ellas y estableció de nuevo la credibilidad y por tanto, el respeto al voto y sus efectos. La otra es, con respecto al CNE electo por autoridades no reconocidas, lo cual es evidente e irrebatible, y el cual parece haber recibido el visto bueno, o sea, la absolución política de una parte de la oposición, de nuevo una transformación y pasa a ser la panacea, el medio ideal para recuperar la democracia. Se tendrá que convencer a las masas escépticas y reacias a cambiar su forma de pensar con respecto a estos tópicos, lo cual es una consecuencia derivada del discurso y los lineamientos políticos emitidos durante años por sus líderes. Allí está el verdadero problema: mintieron o manipularon.

  Quizá podamos entender mejor esta actitud: cuando razonamos utilizamos nuestra inteligencia con el objeto de asociar ideas, o tomar elementos conocidos, para poder llegar a formarnos un juicio, obtener un resultado o una conclusión, desechando de antemano cualquier idea preestablecida. En cambio, racionalizamos cuando buscamos argumentos para justificar algo ya determinado, que conocemos, para, en ese proceso, extraer elementos que nos den la razón sobre una idea. Buscamos justificaciones. «No es lo mismo razonar (formar nuestras creencias de acuerdo a lo que dicen exclusivamente la lógica y los hechos) que racionalizar (seleccionar de forma sesgada aquellos argumentos y datos que supuestamente avalan nuestros prejuicios e ideas previas) porque razonar significa sacar sólo aquellas conclusiones derivadas necesariamente de la lógica y los hechos empíricos comprobados. En cambio, racionalizar significa escoger sólo aquellos hechos y argumentos en función de que confirmen o se adecúen a nuestras ideas previas, al mismo tiempo que ignoramos deliberadamente aquellos que las refuten…” (cuadernos de filosofía blogspot.com).

  Los dirigentes de todas partes del mundo deben regresar a la verdad en el discurso por dura que sea, menospreciar la lógica o la inteligencia de sus seguidores se traducirá en la creación de un caos en un futuro no muy lejano. Dos conceptos gravitan la política y se adicionan perjudicialmente en nuestro país: populismo, un término de uso común, incluso con connotaciones peyorativas, que por un proceso de relexicalización es cada día más oscuro y por tanto, más confuso, de tal forma que hay quien lo define como polisémico, por tener la cualidad de poseer varios significados. “¿Es el populismo simplemente la defensa de los intereses del pueblo? ¿Es una doctrina política que pretende incorporar a la vida política a las masas populares frente a las élites? ¿O es cualquier modo de hacer política, con independencia de la ideología que la sustente, en la que sólo cuenta atraerse a los ciudadanos con apelaciones emocionales y propuestas simplistas?…”,”…El intento de atraerse emocional y vehementemente el favor popular ofreciendo soluciones simples y poco fundadas a problemas reales y complejos…” (Fundéu RAE) y el otro concepto que nos golpea es el de posverdad, que yo defino como el reinado de la adulteración de la realidad, su tergiversación, el de la mentira disfrazada, un mercado libre para que los usuarios manipulados compren en masa los mensajes falsos, los “fake news”, y asimismo acepten las corrientes de opinión, en este caso políticas, edulcoradas con valores falsos  y envueltas en medias verdades.

  Los líderes tendrán que escoger entre seguir mangoneando a los pueblos o asumir su conducción honesta hacia el progreso y la libertad.

- Publicidad -
- Publicidad -

Síguenos

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

No te pierdas...

- Publicidad -spot_img

Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here