jueves 11, agosto 2022
Promedio de temperatura mensual

69 de 100

Las gaitas de los colegios: derroche y talento

Más artículos

“Muy chéveres las gaitas, sí, pero ¿hay que gastar tanto?… “

Carolina Jaimes Branger

Durante muchos años he escuchado a personas cercanas -con hijos en edad escolar- quejarse de lo mucho que gastan cuando sus hijos participan en el famoso festival de gaitas intercolegial. Siempre que las escuchaba, pensaba en el Festival de la Carrera del Sol, en el que participé cuando estaba en bachillerato. Ciertamente comprábamos los “uniformes” para el día de la presentación, pero a eso se limitaba el gasto. Y era otra Venezuela, donde la clase media podía darse esos gustos, sin hacer mella en sus bolsillos.

Ahora, la historia es otra… Muchos padres ven con horror la llegada de las gaitas, pues sus hijos están tan entusiasmados de participar que hacen lo que sea por complacerlos. Y me pregunto, en esta situación de país, dejar de comer -hasta ese extremo han llegado- para que sus hijos participen en el festival, me parece una locura.

Recuerdo cuando mis hijas estaban en el colegio, que varias veces me quejé de lo costosos que salían los trajes para los actos de fin de curso. “Quienes tienen menos que tú no se quejan”, me dijo un día la directora del colegio donde estaban. No se quejaban quizás porque les daba pena…

Hace poco me escribió una señora, cuyo nombre me reservo. Su carta me dolió, porque veo cómo las prioridades están invertidas. Comparto con ustedes parte de ese escrito:

 “El colegio permite que un señor y su esposa sean los productores o directores de gaitas para los estudiantes de 5to año. Solo ellos tienen permitido hacer la preparación. Si los representantes consiguieran otros, el colegio no lo permitiría, lo que significa que los chamos no podrían ser gaiteros del colegio. Esta pareja tiene un equipo de docentes (la mayoría del mismo colegio), que son los responsables de hacer las audiciones, seleccionar el repertorio, preparar toda la parte de ejecución de instrumentos, canto, baile, show en general. Los muchachos no siempre tienen preparación, pero obviamente, algún talento poseen. Ellos hacen una reunión con un grupo de papás que se postulan como miembros del comité y nos explican el proyecto. Este año la inversión es de $975 por chamo. Eso incluye preparación, vestuario (sin zapatos) y la coreografía. La presentación interna en el colegio se paga aparte, para lo que hicimos una rifa en la que aportamos $50 iniciales para un montaje que ¡oh, sorpresa! solo puede organizar la pareja autorizada por el colegio. Para que te des una idea, un toque de 20 minutos con sólo 2 invitados por gaitero costó $1400$.

La preparación en sí comenzó en abril justo después de Semana Santa, cada grupo tuvo que buscar su lugar para ensayar pues el colegio no prestó sus instalaciones. Los grupos son: voces, baile, armonía y percusión. En el caso de baile alquilamos un salón en un club a un costo de $25 para ensayar 3 tardes a la semana en semanas flexibles. En las radicales pudimos hacerlo en el edificio donde vive una de las bailarinas. Los otros grupos tuvieron que alquilar estudios para ensayar dos tardes a un costo de $100, solo en semanas flexibles. En semanas radicales buscaban casas, oficina de algún papá y hasta en un galpón en Boleíta ensayaron. Todos estos gastos que te menciono son adicionales a los $975”.

Adicionales son también las entradas que deben comprar para las distintas presentaciones en los diferentes colegios.

También hay cosas buenas: La UCAB hizo el pasado domingo 5 un festival de gaita e invitó a todos los colegios que tienen grupos de gaitas. Ese festival no cobró entradas y tuvo su tarima y buen sonido. Los grupos han tenido presentaciones donde son invitados y no hay que pagar por su participación como ocurrió en La Estancia y la Feria de Emprendedores de La Carlota.

Sigue la carta: “Se presentaron también en un restaurante en La Florida (que a muchos padres no nos gustó pues lo vimos como una oportunidad para que los padres del comité se cayeran literalmente a palos) y la presentación de los chamos pareció un favor que los señores pagaron a alguien. A los chamos de broma les dieron un vaso de Nestea.

A todos estos costos se les suma lo que las mamás debemos invertir en maquillaje y demás complementos de arreglo personal, así como las meriendas en los lugares donde van y un largo etcétera. Sé que fue decisión de los padres permitir la participación de los chamos y cumplir su sueño de ser gaiteros, pero detrás de cada festival -donde por cierto ya ni siquiera premian a las agrupaciones, sino que les dan un reconocimiento a la participación- hay una maquinaria llenando sus bolsillos a costa del talento de los chamos y a los padres no nos queda más que parir la plata para pagar las entradas que a veces ni se usan”.

Pero también hay presentaciones especiales como la que se hizo en la casa de Ronald McDonald’s para los niños con cáncer.

En fin… creo que hay que considerar que el momento que vivimos no es para este derroche. Muy chéveres las gaitas, sí, pero ¿hay que gastar tanto?… 

@cjaimesb

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes