sábado 13, agosto 2022
Promedio de temperatura mensual

69 de 100

Madame Glamour: Siempre en la noticia

Más artículos

“La corona británica siempre ha estado en la mira de quienes escriben, para bien o para mal. En esta oportunidad nos referimos a la protesta de The Guardian y al escritor Tom Bower, quien parece detestar a Meghan Markle. Y en Caracas la fiesta fue en Iskia”

Mayte Navarro

@mainav

Mientras que el diario The Guardian impugnó la decisión del tribunal por celebrar una audiencia privada para sellar el testamento del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, quien manifestó como última voluntad que el documento permaneciera en secreto hasta dentro de 90 años, el nuevo libro de Tom Bower sobre los duques de Sussex “Revenge: Meghan, Harry and the war between the Windsors” encuentra eco en la prensa que comenta los capítulos desconocidos sobre la pareja.

Se trata de dos hechos que no se vinculan uno con otro, pero sí revelan el interés de la prensa y de un escritor por escudriñar en la vida privada de la familia real británica. Así tenemos que The Guardian impugnó al Tribunal de Apelación por impedir que la prensa tuviera acceso al testamento del príncipe Felipe, esposo de Isabel II, cuando la inspección pública es lo acostumbrado en estos casos.

Los jueces desestimaron la apelación y no se podrá conocer su contenido hasta dentro de 90 años. Para algunos ésta es una decisión correcta, pues la ley se aplica por igual a la familia real, el resultado de conocer su contenido no produce los mismos resultados en todos los casos. Por otra parte, consideran que no hay interés público en esta demanda.

Sin embargo, hay quienes alegan que, si bien esto es cierto, el secreto pudiese implicar evasión de impuestos, en el caso que algunos bienes favorezcan a terceros, porque sólo en el caso que toda la herencia pasara a manos de la reina o al heredero, no habría compromiso fiscal, pero se ignora si hay otras personas beneficiadas en este testamento que sí tendrían que pagar impuestos.

En cuanto al libro de Tom Bower, de acuerdo a la crítica literaria, lo califica como un texto destinado a destruir a los duques de Sussex por considerarlos peligrosos para la Corona británica. Venganza: Meghan, Harry y la guerra de los Windsor es su título y se trata de una biografía no autorizada.

En uno de los párrafos donde Bower muestra su rechazo por la
norteamericana, el escritor afirma que ella no era nadie, que pertenecía a una familia disfuncional, que como actriz era desconocida y que de pronto se vio convertida, gracias a Harry, en una estrella global, que es lo que siempre quiso.

Según Bower: “La duquesa de Sussex creía que era tan importante para la monarquía como la princesa Diana”.

De toda la vida

Cuando se habla de Iskia nos referimos a un nombre, que como decimos los caraqueños, es de toda la vida. La tienda de regalos fundada por Martha Herrera Ramella hace seis décadas no da su brazo a torcer y tiene nuevas iniciativas para enfrentar los obstáculos. Las nuevas generaciones y sus herederas han sabido interpretar los signos de los tiempos y han logrado que la tienda permanezca y continúe siendo un punto de referencia en la ciudad.

Las tardes de Iskia se hicieron famosas. En el recuerdo continúan las Tardes de Novias, donde se podían conocer las tendencias del momento en cuanto a moda nupcial y otros aspectos que giran alrededor de una boda. Sin lugar a dudas, eran citas inolvidables. Las famosas mesas decoradas por conocidas personalidades de la sociedad caraqueña se convirtieron en modelos a imitar. Las citas culinarias dirigidas por Nury Gómez de Sucre resultaron pioneras del boom gastronómico de la ciudad y así como las navidades donde se mostraban lo último en decoración para las fechas decembrinas.

Ese ímpetu quedó demostrado en la reapertura del piso dos de la tienda en el Centro Comercial Altamira Village, que ahora está dominado por el diseño y el color. Cada etiqueta conserva su personalidad y estos espacios se convierten en una verdadera vitrina para los creadores de moda venezolanos. Allí se encuentran Angélica Rivera con sus pijamas coloridas; Mayela Sainz y su moda informal, siempre original y enérgica; Sonnom Home con sus piezas para las mesas y el hogar que nos enorgullecen porque son hechas en Venezuela; Rabirrubia Swimwear y sus trajes de baño impregnados por el color y la luz del Caribe; junto a los bolsos LUVbya, diseñados por Iliana Abadí, originales y de impecable confección.

Aplausos a las Hernández Herrera y que sigan inventando.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes