martes 16, agosto 2022
Promedio de temperatura mensual

70 de 100

Madame Glamour: Suecia les dio la bienvenida

Más artículos

“Los reyes de España realizaron una visita de Estado a Suecia, un viaje donde Felipe VI destacó por caballero y cercano”.

Mayte Navarro

La reina consorte de España y su traje H&M, con ella Silvia de Suecia

Las páginas dedicadas a la realeza han viajado hasta Suecia para seguir la visita de Estado que hicieron los reyes de España a ese país, la primera después de decretarse la pandemia, viaje que permitió estrechar relaciones bilaterales.

Por las circunstancias que vive el mundo, haber seleccionado a Suecia no fue un capricho, sino obedece a que es un país cercano y una monarquía.

Por otra parte hay que recordar que gracias a la gran prole descendiente de la reina Victoria, Felipe VI y Carlos XVI Gustavo son familia. El rey de España es bisnieto de Victoria Eugenia de Battenberg, quien a su vez era nieta de la citada soberana; y el monarca de Suecia es nieto de Margarita de Connaught, también nieta de Victoria, por lo tanto son primos.

Varias cosas fueron noticia: la corrección y esa esmerada educación de Felipe VI, siempre exacto y manejando sus emociones; el impecable arreglo de Letizia y el contratiempo que sufrió, que si bien no tiene ninguna repercusión en la relación de los dos países no pasó desapercibido, la caída al suelo de su bolso durante el saludo de los invitados a la recepción que los reyes de España ofrecían a sus anfitriones suecos.

La reina Letizia aprovechó el viaje para estrenar algunos trajes, como el que lució en la cena de gala que les ofrecieron los reyes de Sucia, que fue una deferencia con el país anfitrión pues es de la casa H&M, la conocida cadena de ropa sueca. Se trata de un vestido low cost, confeccionado en material reciclado y muy parecido al que llevó la princesa Victoria para las fotos del décimo aniversario de su matrimonio con Daniel Westling, príncipe consorte.

En cuanto a las joyas, la reina Letizia suele ser muy discreta, pero en esta oportunidad seleccionó la más preciada del joyero real español, la llamada tiara Flor de Lis, en cuya confección se engastaron 450 diamantes y diez perlas montadas en una estructura de platino. La joya la encargó Alfonso XIII a la casa  Ansorena y fue el regalo de bodas para su esposa, la reina Victoria Eugenia.

El primer día de la gira, usó un tocado rojo de Cherubina, firma sevillana, de estilo diadema con flores en la parte delantera, de color rojo que combinaba con el traje de Carolina Herrera que llevaba debajo de la capa de la misma diseñadora.

Una exposición para homenajear a un viaje al nacimiento del Orinoco

Una vez más la Embajada de Francia -a través del jefe de esa misión diplomática- recuerda hazañas pasadas en Venezuela y trae a primera fila el trabajo de otros ciudadanos con el que se busca crear conciencia.

En la zona periférica de la sede diplomática se inauguró una exposición de obras realizadas por Roberto De La Fuente, quien viajó a la zona del alto Orinoco habitada por los Yanomami. Se trata de 16 obras pictóricas cuya fase inicial se inició en la región antes señalada. Estas obras se reúnen bajo el nombre de Xamatari, la gente del tapir.

Romain Nadal y Roberto de la Fuente

Con esta muestra se recordó los 70 años de aquella expedición franco-venezolana que descubrió las fuentes del Orinoco y que estuvo bajo la dirección del capitán Franz Antonio Rísquez Iribarren y entre los integrantes se encontraban Pablo J. Anduze, Luis Manuel Carbonell, Carlos Carmona, Marc de Civrieux, Pierre Couret, León Croizat y José M. Cruxen.

Este viaje tuvo la importancia no sólo de llegar al lugar del nacimiento del gran río, sino que permitió conocer plantas y animales que hasta ese momento no se sabía de su existencia.

Pero la exposición no se queda en el recuerdo, sino que también es un homenaje a los yanomami, comunidad indígena esencial si se quiere conocer la convivencia equilibrada del hombre y la naturaleza.

En esa oportunidad se dirigieron a los invitados, el embajador Romain Nadal, quien una vez más ratificó el compromiso de Francia en apoyar todas aquellas iniciativas que favorecen al medio ambiente y a las que prestan servicio a las comunidades, sin ningún tipo de segregación.

Roberto De la Fuente, el artista, quien dio testimonio de un viaje que los obligó a acercarse a las comunidades yanomami para realizar un trabajo que no irrespetara su manera de ser ni sus creencias. Hizo referencia al ornato que estas comunidades utilizan y que más allá de lo decorativo tiene un significado ritual.

También se dirigió a los presentes Sheroanawa Hakihiiwe, representante de los yanomami, quien ratificó su agradecimiento por realizar una exposición que los coloca a ellos en primera página, lo que da oportunidad a llamar la atención sobre los peligros a los que se enfrenta una de las culturas más antiguas de Venezuela.

Por último intervino Oscar Noya, médico, que desde hace mucho tiempo ha atendido a las comunidades indígenas y quien señaló que sí hay gente trabajando con conciencia y entusiasmo para salvar el ambiente, las culturas y las tradiciones. En ellos se centra la esperanza que también permitirá salvar el planeta.

Foto 3 Roberto De La Fuente, el embajador Romain Nadal, Sheroanawa Hakihiiwe y Oscar Noya

Xamatari, la gente del tapir se encuentra en la zona externa de la Embajada de Francia, calle Madrid, urbanización Las Mercedes. Estará abierta hasta febrero de 2022. Posteriormente comenzará un recorrido itinerante por las sedes de la Alianza Francesa en diversas ciudades de Venezuela.

@mainav

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes