miércoles, 1 de diciembre, 2021
Promedio de temperatura mensual

71 de 100

InicioOpiniónTodos los días se dan gracias

Todos los días se dan gracias

- Publicidad -

“En esos días, nuestros millones de emigrantes estarán pensando y tratarán de preparar, seguramente, unas hallacas para compartir en la navidad que llega, porque son ellas las que nos otorgan un sentido de pertenencia al grupo, al hogar que se dejó atrás…”

Jorge Puigbó

Siendo el año 1621, en un lugar del territorio de lo que luego se llamaría Estados Unidos de Norteamérica y más exactamente en la colonia denominada  Plymouth Rock, hoy Massachusetts, los ingleses e indígenas de la tribu Wampanoag, un año después de la llegada de los primeros peregrinos, “pilgrims”, a bordo del barco Mayflower, de quienes hay que decir que si bien provenían de Inglaterra, estuvieron primero en Holanda, huyendo de la persecución religiosa y viajaron buscando un lugar para poder ejercer su culto en el Nuevo Mundo, se reunieron, según cuenta la leyenda, para celebrar la buena cosecha que habrían obtenido. Hay que recordar que su destino original era un asentamiento en un lugar denominado Jamestown, Virginia, pero fueron desviados de su ruta por una fuerte tormenta y en noviembre de 1620 llegaron al sitio antes mencionado. La historia se inicia con el primer invierno que esa pobre gente se vio obligada a pasar sin casi provisiones y en una tierra eminentemente desconocida y hostil, como resultado de esa situación la mitad de la colonia murió de hambre y enfermedades. Llegada la primavera, los que habían sobrevivido, comenzaron a plantar algunas semillas que traían de Europa y asimismo consta que los aborígenes de la zona viendo la desgracia de esa gente se conmovieron y los ayudaron a sembrar maíz que era un cultivo desconocido por los colonos, les enseñaron su tecnología y les proporcionaron semillas suficientes.

- Publicidad -

 Estas relaciones de los colonos invasores con los ya mencionados Wampanoag del grupo de tribus Algoquinas e igualmente con los denominados Iroqueses, distaban mucho de ser cordiales, como nos podemos imaginar, y fueron los fuertes principios religiosos y la buena voluntad de líderes de ambos bandos, sobre todo del Gran Jefe Massasoit, lo que propició el acercamiento que se plasmó en el tratado del 22 de marzo de 1621. Un personaje conspicuo en toda esta historia fue Squanto, indígena esclavizado, vendido en España a los Dominicos, luego residenciado en Inglaterra donde aprendió inglés y ya liberto, enviado de regreso a Norteamérica. La tribu de Squanto había sido diezmada por las enfermedades que portaban los colonos, por tanto, a su vuelta, no le quedó más opción que vivir con los Wampanoag que hablaban su mismo idioma. Saliendo del fuerte invierno del año 1620, Massasoit decide enviar a uno de los suyos llamado Samoset, quien medio hablaba el idioma inglés, a parlamentar con los colonos. Posteriormente se incorporaría a este diálogo Squanto quien por su formación en Inglaterra era el adecuado para la tarea y es así que con su intervención se logra firmar el tratado de mutua ayuda arriba mencionado. Se inicia entonces un período de convivencia en el cual los pobladores originales les transfieren sus conocimientos a los ingleses, tal y como lo señalábamos, también su tecnología acerca de cultivos, cacería y pesca, para ayudarlos a subsistir. Es por este significativo hecho por el cual los denominados Peregrinos logran sobrevivir y sobreponerse a las inmensas pérdidas en vidas que sufrieron en el invierno de 1620, tal y como ya sabemos. Se produce entonces una excelente cosecha de un cereal de origen americano llamado maíz, además de los otros rubros que aportaron los europeos, y es la celebración de éste hecho, un festival de cosecha, un “harvest festival”, que determina por su profundo significado, el que trascendiera y se constituyera en una celebración la cual, cientos de años después, constituye todavía un hito en la cultura de los Estados Unidos. Allí, donde los pavos salvajes de la región, los patos, el pan de maíz, la torta de calabaza, se montaron en una mesa multiétnica y se celebró por primera vez el Día de Acción de Gracias, el “Thanksgiving Day”.


A través de la historia de la humanidad, la gente se ha reunido para comer o beber, para compartir los alimentos. Desde nuestra prehistoria existe esta costumbre de compartir la cacería entre todos, celebrar que podemos subsistir como grupo, de allí que existan lo que algunos denominan comidas totémicas que son aquellas en las cuales preparamos determinados alimentos para fechas importantes y que se constituye en una tradición, por ejemplo, la cena de navidad. En esos días, nuestros millones de emigrantes estarán pensando y tratarán de preparar, seguramente, unas hallacas para compartir en la Navidad que llega, porque son ellas las que nos otorgan un sentido de pertenencia al grupo, al hogar que se dejó atrás. Ejemplos en el mundo sobran, no hay nada tan reconfortante como compartir con los amigos una buena paella al lado del fogón, una “bagna cauda”, un “fondeau” de queso, una sopa mongolesa o “Hot Pot”, cocinándolos sobre la mesa compartida.

Usando el término “comensalidad”, derivado de comensal, y que no se encuentra aceptado por la Real Academia, debemos decir que el mismo lo usan para definir la acción de compartir alimentos y beber en torno de una mesa, pero es que, no solamente se comparten alimentos, sino también se habla, se refuerza la confianza y la existencia del grupo como elemento imprescindible para la vida.

Para los que son religiosos y cristianos, tenemos que evocar como ejemplo máximo de fraternidad y unión, la última cena de los apóstoles con Jesucristo, un momento que encierra la constitución de un movimiento religioso de dimensiones extraordinarias, en donde todos compartieron una última comida y el pan se trasformó en un símbolo eterno de comunión.

Debemos hacer un esfuerzo para recuperar el sentido profundamente humano y sobre todo espiritual del día de acción de gracias que, a través de los años, poco a poco, se ha ido perdiendo, lo ha desdibujado el consumo desmedido y la incorporación de elementos sin sentido. La preservación de la tradición y los sentimientos de solidaridad y agradecimiento que encierra, para muchos norteamericanos, como también para todos los que agradecen lo que nos ha sido dado, debe continuar siendo un principio de vida y no debe limitarse a una sola fecha.

@jorgeppuigbo

- Publicidad -
- Publicidad -

Síguenos

21,933FansMe gusta
49,133SeguidoresSeguir
2,007SeguidoresSeguir

No te pierdas...

- Publicidad -spot_img

Hoy #30Nov @FundaRedes_ presenta su #Boletín35 titulado “Guerrilla aprovecha ausencia del Estado para operar en escuelas de la frontera”

Con un salario mínimo como el que devenga un trabajador en #Venezuela es imposible garantizar para sí y su familia la cobertura de sus necesidades básicas, como establece la Constitución y las leyes respectivas.

#OVCS

#DerechosHumanos | El registro de un hecho desde una situación hostil hasta conductas ofensivas pueden ser determinantes para la investigación judicial de prácticas delictivas que derivan en violaciones de #DDHH #30Nov

Tú puedes ayudar a que estas acciones no se repitan.

#30Nov | Balance preliminar hasta las 8:30 pm.

Registramos 9 protestas:

-Aragua
-Carabobo
-Delta Amacuro
-Distrito Capital
-Falcón
-Sucre
-Zulia

Exigencias:
🔹Servicios básicos
🔹Laboral
🔹Participación política
🔹Salud

Foto: Protesta laboral Inces #Falcón

#OVCS

Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here