domingo 29, enero 2023
Promedio de temperatura mensual

75 de 100

Trapitos: Con destierro del General Rodríguez Torres violan de nuevo Artículo 50 de la Constitución

Más artículos

“El Bautista”

Después de varios años el gobierno de Nicolás Maduro vuelve a poner sobre el tapete de la opinión pública, la figura de la excarcelación de un reo a cambio del destierro, que de esta manera se convierte en otra forma de prisión, porque se aplica en contra de los derechos humanos de los ciudadanos, sin que exista la posibilidad de otras alternativas por las cuales se pudiera cambiar la sentencia, de tal manera que con la liberación del Mayor General Miguel Rodríguez Torres, después de cinco años de prisión, y su envío a España, se recurre nuevamente a esta oprobiosa violación de los derechos humanos.

Por supuesto que un factor que llama poderosamente la atención, es que en varias de estas decisiones de cambiar la cárcel por el destierro, ha intervenido como medidor el ex jefe del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha demostrado en los últimos años, no solamente que tiene vara alta con el gobierno revolucionario, sino que entra y sale del país como perro por su casa, sino que lo hace igualmente en el Palacio de Miraflores, donde es recibido con alfombra roja e incluso se ha comentado en los medios de comunicación, tanto de España como de Venezuela y a través de las redes sociales, que presuntamente cobra cuantiosos emolumentos en divisas, como asesor de la administración de Nicolás Maduro, lo que hasta ahora nadie ha negado, ni en forma oficial ni tampoco extraoficialmente en Venezuela ni tampoco en las oficinas desde donde opera el personaje en España.

Es evidente entonces que las influencias de Zapatero en el alto gobierno  venezolano, son reales y los resultados de sus gestiones, así lo demuestran, sobre todo con este último caso que se había convertido, junto con el General en Jefe Raúl Isaías Baduel, en unas molestas “piedritas” en los zapatos de varios altos oficiales de la Fuerza Armada Bolivariana, como también de funcionarios del Palacio de Miraflores y, por supuesto del Tribunal Supremo de Justicia.

En el caso del General Rodríguez Torres, se dice que ha sido puesto en “libertad plena”, sin embargo, el destierro es otra forma de prisión. Se pudiera hablar de libertad plena, si al militar detenido hubiese tenido alguna otra opción, como por ejemplo permitirle quedarse en el país, realizar libremente sus actividades, no estar sometido a vigilancia, movilizarse sin restricción por todo el territorio nacional; sin embargo nada de esto ha ocurrido, por el contrario, el general se va del país no por su propio deseo sino por imposición del régimen de Nicolás Maduro.

Se recuerda que Rodríguez Torres fue detenido el 13 de marzo de 2018, después de una conferencia realizada en un hotel de Caracas. Al momento de captura se le acusó de estar presuntamente vinculado con acciones para desestabilizar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). El Mayor General del Ejército ejerció el cargo como ministro de Interior, Justicia y Paz entre los años 2013 y 2014.  Fue director de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), con esto lo que se quiere es visibilizar, que se trata de un oficial de alto rango, que gozaba del respeto del alto mando militar, lo que convertía en un reo molesto, del cual había que desprenderse de alguna manera, ya que según los analistas políticos, no  se podía repetir la experiencia de Baduel, para sacarlo del medio, porque aún no se ha podido superar el

impacto de lo ocurrido con el ex ministro de la Defensa, porque su familia se ha encargado de recordarlo con frecuencia, cumpliendo con el lema “Prohibido olvidar”.

Un poco de historia del destierro

Vale la pena hacer un ligero repaso de lo que ha sido la oprobiosa y denigrante figura del destierro en Venezuela, caso en el cual el Mayor General Rodríguez Torres se convierte en el 5 preso político al que se le aplica, en contra de su deseo y se le envía a España sin aviso ni protesto, solo con la ropa que llevaba puesta, de acuerdo con el decir de sus familiares.

En el año 2016, de acuerdo con un artículo del analista Andrés Cañizales, salió de prisión  Francisco Márquez, tras detención de 121 días, sin que se probara la comisión de delito alguno, cuando en el mes de junio se movilizó junto a Gabriel San Miguel  para los llanos venezolanos, con el fin de apoyar logísticamente la movilización de ciudadanos en el marco de la recolección del 1 por ciento de firmas por el referendo revocatorio. Estos jóvenes fueron puestos en libertad con la condición de que salieran al exilio. Han sido literalmente desterrados. Salir obligatoriamente de tu país, a cambio de no estar en prisión, es sin duda alguna otra forma de condena, escribió Cañizalez.

Reseña asimismo como  Vilca Fernández, joven dirigente político de la Universidad de Los Andes, fue enviado al destierro. Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) le escoltaron hasta la puerta del avión, para asegurarse de que efectivamente tomara un vuelo con destino a Lima, Perú, convirtiéndose en otro caso emblemático, pero no en el único  destierro ordenado por el régimen de Nicolás Maduro.

Lorent Saleh es el cuarto preso opositor que termina desterrado. El pasado 12 de octubre, el joven de 30 años recibió una boleta de excarcelación y fue trasladado al aeropuerto internacional de Maiquetía para que abordara un avión con destino a España, donde se encuentra desde la mañana del sábado 13, reseña Transparencia Venezuela.

El Mayor General Miguel Rodríguez Torres, se convierte en el 5to. reo desterrado de Venezuela, después de cinco años de prisión, período en el cual no recibió ningún tratamiento preferencial, sus familiares denunciaron que solamente le permitieron ingresar un cuatro, ya que es afecto a la música, unos cuadernos y lápices.

Vale la pena recordar que el artículo 50 de la Constitución Bolivariana de Venezuela vigente establece que: “Ningún acto del Poder Público podrá establecer la pena de extrañamiento del territorio nacional contra venezolanos o venezolanas”. (¿?)

Sin embargo, nuevamente son las propias autoridades encargadas de velar por la aplicación de los principios de la Carta Magna, quienes  los violentan en forma flagrante, con el mayor descaro y en medio de la mayor impunidad.

Síguenos en

Recientes