sábado 04, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

Trapitos: ¿Está abierta realmente la frontera con Colombia para qué y para quienes?

Más artículos

“El Bautista”

La  mayoría del pueblo venezolano, aun cuando han pasado varios días, no pueden entender que la falta de humanidad y sentimientos,  llegue a tales extremos, como para decretar la muerte de una persona, y es mucho peor cuando se trata de una niña de 5 años con un cuadro patológico grave, cuya vida depende de una bombona de oxígeno, que fue lo que ocurrió el pasado de noviembre en la madrugada a pocos metros del Puente Unión, que une a Boca de Grita, del lado venezolano, con Puerto Santander, en Colombia, porque presuntamente la Guardia Nacional impidió el paso del vehículo.

De acuerdo con la versión de los padres de la niña, en el hospital de San Cristóbal no la atendieron, porque no disponían de recursos para adquirir todos los insumos que requería el tratamiento, por lo que recogieron entre gente que colaboró 150.000 pesos para pagar la gasolina de la ambulancia que la trasladaría para ser atendida en un centro médico del Puerto de Santander, en la unidad la acompañaba una médico que los estaba ayudando en el proceso, situación que se complicó cuando los funcionarios impidieron el paso de la unidad con la paciente.

Ante esta circunstancia y sin que se atendieran razones humanitarias, con un caso a la vista, entonces un carretillero de los que pasa mercancía de un lado a otro, se ofreció a llevarla al otro lado de la frontera, por lo que hubo necesidad de desconectarla de la bombona de oxígeno que era  lo que la mantenía con vida, contando la madre que tras desconectarla del oxígeno la trasladaron a la carretilla, la taparon con plásticos, por llovía torrencialmente, pero cuando comenzaron a atravesar el puente se dieron cuenta que la Michelle no tenía signos vitales. La prensa regional reseña que al llegar al puesto de salud de Puerto Santander, los médicos le confirmaron que su hija estaba sin signos vitales. La madre desconsolada no tuvo otra opción que regresar a Boca de Grita con el cuerpo de su hija sobre la misma carretilla.

Pero lo más lamentable de toda esta historia, es que los propios testigos, dicen que en vista que no se permite el paso de vehículos por los puentes que unen a Venezuela con Colombia, se continúan pasando los enfermos en las carretillas de madera, hacia territorio del vecino país, es busca de una mejor atención, debido al colapso que registra el sistema de salud venezolano.

Un diario del vecino país recogió las declaraciones de un parlamentario venezolano, quien expresó: “como diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela le pedimos al Ministerio Público que se investigue a fondo y se establezcan responsabilidades en el lamentable hecho acontecido en el puente internacional La Unión, cuando una niña de 5 años perdió la vida cuando era trasladada desde el CDI de La Fría hacia un centro hospitalario en Puerto Santander”..

¿Está abierta la frontera o es un engaño?

Ante este hecho que ha sido calificado como un “crimen de Lesa Humanidad”, algunos defensores de derechos humanos se han preguntado si lo ocurrido el pasado 26 de septiembre, cuando se anunció la reapertura de la frontera entre Venezuela y Colombia, solo fue un hecho mediático, cuando con este trágico suceso ha quedado en evidencia que aún no se permite el tránsito vehicular.

Es que acaso los representantes de los dos gobiernos de ambos países, se reunieron en la frontera, realizaron un acto solemne, se interpretaron los himnos nacionales, mientras ondeaban las banderas de Venezuela y Colombia, lo que fue transmitido en cadena nacional por los medios de comunicación y visto en el ámbito mundial, para ahora surjan una serie de interrogantes que ponen en entredicho la seriedad de quienes participaron en este encuentro.

Se recuerda que en esta misma fecha se anunció la apertura de los cielos para el tránsito aéreo; sin embargo, el primer vuelo solo se pudo realizar dos semanas después, por cuanto faltaban unos cuantos trámites por realizar, autorizándose a la aerolínea colombiana Satena y a la aerolínea venezolana Turpial, realizar el primer vuelo entre los dos países, lo que causó una serie de problemas a viajeros que habían  adquirido sus pasajes en le aerolínea Wingo que fue la primera autorizada para volar e intempestivamente, esta orden fue revocada.

Otra inquietud que sigue tomando cuerpo, es ¿ Hasta cuánto tiempo habrá que esperar para que se regularice realmente la apertura fronteriza, por cuanto aún existen una serie de “baches” y “obstáculos” que aún no se han terminado de superar y que permiten que ocurran tragedias como la produjo la muerte de Michelle Pernía, hecho que a pesar de las peticiones para que se haga justicia, seguramente quedará impune, porque los funcionarios se limitarán a expresar que “nosotros cumplimos órdenes”.

Acuerdo Parcial de Complementariedad N° 28

Desde el punto de vista del intercambio comercial, el empresariado venezolano está consciente que es necesaria y urgente la revisión y renegociación del Acuerdo Parcial de Complementariedad N° 28 , porque es absolutamente favorable a Colombia, ya que los productos que se exportan al vecino país tienen que pagar aranceles, mientras que los que entran desde Colombia a territorio venezolano tienen cero arancel.

El empresariado venezolano está aspirando a que les den las mismas condiciones que Venezuela les ha dado a ustedes, o que nos den el mismo tratamiento que le dan los empresarios colombianos a los países vecinos de los Estados Unidos. Asimismo, se deben revisar las normas porque los protocolos de producción venezolana son más exigentes que los de Colombia.

Síguenos en

Recientes