martes 16, agosto 2022
Promedio de temperatura mensual

70 de 100

Zurumbáticos crónicos y despreciables

Más artículos

Perencejo, ¿estás lanzando la carga, la tripulación y el pasaje por la borda, pretendiendo recomenzar desde el punto de origen tú solo? ¿Crees que puedes continuar el curso contigo a la cabeza y sortear la tormenta con éxito? ¡Zurumbático! Puedes pasearte por YouTube en el vínculo https://youtu.be/9obV__MFMaY para que oigas el himno de tu cohorte.

Luis Alejandro Aguilar Pardo

Para propósitos de este artículo, perencejo incluye a zutano, fulano, mengano, perengano y robiñano, aunque voy a dirigirme a perencejo:

Perencejo, estás zurumbático en superlativo y elevado a la enésima potencia: aturdido, lelo, pasmado, atontado, confundido, desviado.

Perencejo, te formulo esta advertencia, porque es una amenaza que no puedo cumplir: pasarás el resto de tu vida cargando con el desprecio público de generaciones.

Tú, perencejo, has dedicado tus esfuerzos a minar el bastión más poderoso construido desde 1998. En lugar de apoyarte en el presidente constitucional interino y aprovechar esa oportunidad única y singular para restablecer el orden constitucional, trataste de obtener un provecho injusto a costa del único venezolano en nuestra historia que ha logrado el reconocimiento internacional como presidente constitucional interino de Venezuela (y que, por favor, me corrijan los historiadores si algo semejante ha ocurrido anteriormente). Minaste túneles por debajo de las murallas para aparecer en el centro de la atención pública, a costa de la conveniencia de la nación venezolana.

Tú, perencejo,  te regodeas por el comunicado de la cancillería española –de mi patria y por lo cual lo lamento aún más- ordenando invitar a los embajadores de Maduro -en los países en los cuales están acreditados- a las celebraciones del 12 de octubre, fiesta nacional del Reino de España. Gracias a ti y por lo que concierne al gobierno de España, el Presidente Juan Guaidó es una figura fallida. Esto significa que España ahora equipara abiertamente a Maduro con el Presidente Juan Guaidó como el legítimo gobernante de Venezuela.  ¡Bravo por tus logros desquiciados! ¡Lo lograste, perencejo! Y nos lanzaste al despeñadero, porque abriste la compuerta equivocada.

Perencejo, ¿estás lanzando la carga, la tripulación y el pasaje por la borda, pretendiendo recomenzar desde el punto de origen tú solo? ¿Crees que puedes continuar el curso contigo a la cabeza y sortear la tormenta con éxito? ¡Zurumbático! Puedes pasearte por YouTube en el vínculo https://youtu.be/9obV__MFMaY para que oigas el himno de tu cohorte.

¡Desiste de una buena vez, perencejo! Sé que no existe ningún incentivo para que desistas salvo que, quizás, por una sola vez en tu vida pienses en el interés común sobre el tuyo propio.  Puedes pedirle consejos a Roberto Alfredo Patiño Guinand. Él sabrá guiarte de palabra y con su ejemplo hacia el mundo reflexivo de los realmente avispados.

Unidad, perencejo, se refiere a adherencia, cohesión, concordia, conformidad, conjunto, cooperación, fusión, identificación, indisoluble, indiviso, inseparable, juntos, singularidad, solidaridad, unicidad, unión, uno… en definitiva: un cargo de elección popular, un único candidato.

Perencejo, aprendí de quien me inició en la fotografía – mi querido y distante pero también cercano Markos (sí, con “k”) – lo siguiente: “Lo que dice Juan de Pedro, dice más de Juan que de Pedro”. ¿Y todo esto a dónde va? Va directo en tu contra, perencejo ¿Y cómo se conecta lo anterior? Sencillo: si tú, perencejo, te la pasas diciendo que se acabó el “interinato”, descubres tu verdadero ser interior e intenciones.

Un detalle, perencejo. Necesitas un buen curso de iniciación a los principios del sano gobierno corporativo y de transparencia. Perencejo, precisamente lo que persiguen esos principios es erradicar –no tolerar ni encubrir- a los corruptos y a personas como tú que aparezcan a última hora -cuando ya el daño no es contenible- tratando de escurrir el bulto diciendo: “yo lo sabía hace un año y me quedé callado y no dije ni hice nada al respecto porque [razón desconocida]” Se trata de todo lo contrario, perencejo. El objetivo es detener los actos de corrupción desde su inicio y evitar que la corrupción se expanda vertical y horizontalmente. Perencejo, te equivocaste de acera cuando callaste y dejaste hacer.

Dios guarde a V. E. muchos años.

@Nash_Axelrod

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes