martes 05, julio 2022
Promedio de temperatura mensual

64 de 100

La violencia política

Más artículos

“Juan Guaidó, agredido en Venezuela durante un acto político. EE. UU, Colombia y la OEA han condenado los golpes y los empujones de los chavistas, que han quedado registrados en un vídeo”.

Jesús Peñalver

@jpenalver

Si a usted le agrada, le complace y contenta la agresión sufrida el fin de semana por Juan Guaidó, en Cojedes, a manos de una horda de chavistas, malvivientes y ganapanes, usted debe revisar su conducta ante la vida, su comportamiento ciudadano y sus sentimientos, incluso. No se cuestiona aquí ni pretendo pontificar sobre su modo de pensar, ni sus preferencias electorales, ni la opinión que usted puede tener de un personaje público, sea este funcionario o no.

El nuevo episodio de violencia con contra el líder opositor venezolano Juan Guaidó, al ser golpeado, insultado y defenestrado a empujones de un lugar de reuniones (hay quienes dicen que se trataba de un restaurante) en San Carlos, capital del estado Cojedes, merece nuestro más enérgico repudio.

La Plataforma Unitaria es la instancia política que reúne -o eso intenta- a todos los factores de la oposición democrática venezolana, para hacer frente al ánimo continuista del régimen, asido al poder por más de veintitrés tortuosos años, y cuya terca manía de mandar a todo trance no la ocultan en ningún momento. Al contrario, la exhiben muy orondos al grito del “no volverán”, para lo cual, como es evidente, usan todo el aparato del Estado.

Es probable que haya elecciones presidenciales en 2024, y en aras de que ese hecho fundamental para la democracia se realice, Juan Guaidó, junto a otros representantes de la oposición, recorren el país para ofrecer un plan unitario, y desde luego, exigir las condiciones que garanticen elecciones limpias, transparentes, democráticas, y con la participación de observadores internacionales.

Han sido varios ya los incidentes en que la violencia chavista ha pretendido interrumpir reuniones de la oposición. Y este en particular, ha sido rechazado por la comunidad internacional, incluido el secretario de Estado Antony Blinken, el presidente colombiano Iván Duque y la Organización de Estados Americanos.

Por dicha, aún una representación importante de la comunidad internacional reconoce y respalda el liderazgo de Guaidó, en especial el que ofrece el gobierno de los EE. UU. No olvidemos que desde el gran país del norte todavía Juan Guaidó es considerado presidente interino de Venezuela. “Estados Unidos está profundamente preocupado y condena estos actos de violencia, acoso e intimidación contra el presidente interino Guaidó y todos los que defienden la democracia”, señaló Blinken. El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, también expresó su condena a la agresión. “Condenamos el ataque al presidente interino por sicarios colectivos del régimen en Cojedes. Su integridad física debe ser respetada. Repudiamos cualquier forma de violencia y de persecución política ejecutada por la dictadura”. También los gobiernos de Colombia y Brasil manifestaron su respaldo al líder opositor, a la vez que han condenado los golpes y los empujones de los chavistas, que han quedado registrados en un vídeo. Los ataques al Estado de Derecho deben responderse desde el estado de derecho. Así las cosas, y aunque sea una perogrullada, queda claro que, en una sociedad civilizada, serán el diálogo, los pactos y los acuerdos los mecanismos que servirán para salir del atolladero en que nos encontramos entrampados.

Ocurre, por desdicha, que los violentos del régimen cuentan, al parecer, con impunidad garantizada. Es la llamada “hampa administrada” o “violencia de Estado”. Ojalá no pase a mayores y el ruego sea porque se impongan la sensatez, la responsabilidad y el talante democrático en la triste hora que vive el país.

Insisto, sin unidad ni a la esquina. Y si somos más los que queremos salir de esta caverna a la que nos ha llevado el régimen, debemos insistir en la lucha democrática, en la búsqueda de encuentro y enfrentar al régimen, aunque su verbo incendiario, sus ideas explosivas y planes diabólicos apunten al infierno.

Hay que enfriar a los fanáticos que aprendieron una sola consigna, se cristalizan en un solo eslogan y no se afanarán en comprender y discutir lo distinto, para que no se les quebrante su único y desesperado esquema. El hombre moderado es el verdadero dueño de sí mismo y el más apto para evitar que las pasiones se impongan sobre la razón.

No se requiere de mucho talento o filosofía para comprender cuando un hombre es falso o hipócrita. Venezuela, desgraciadamente, ha sabido desenmascarar a muchos de sus líderes, que infieles a sus promesas, sólo han vivido su egoísmo.

Conviene recordar las palabras de don Mariano Picón Salas: *“Hay que continuar civilizando la política como todas las actividades humanas, como el deporte, el amor o la cortesía. *

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes