viernes 03, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

Las primarias de la oposición venezolana

Más artículos

Jesús Peñalver

@jpenalver

- Publicidad -

¡Las primarias de la oposición venezolana el próximo año deben ser abrumadoramente participativas y unitarias! El acontecimiento democrático del año. El anuncio contundente de que los venezolanos no nos rendimos. ¡Una prueba de que la esperanza no es una ilusión!

Respeto a regañadientes a quienes dudan acerca de la posibilidad de lograr un cambio del estado de cosas en que se encuentra el país, mediante un proceso electoral que ofrezca condiciones de licitud, paridad, claridad y transparencia, entre otras no menos importantes y sobre cuyo reclamo y exigencia está trabajando la Plataforma Unitaria como instancia política que reúne a la oposición política y democrática venezolana. 

Pero al propio tiempo critico a quienes lo hacen desde lugares comunes: culpando a la oposición per se, cuestionando todo esfuerzo orientado a luchar y alcanzar un cambio de gobierno en democracia, afirmando peregrinamente que en tiranía no se vota y que a Nicolás Maduro y a sus adláteres solo se les puede defenestrar de Miraflores por métodos no previstos en la legislación vigente. 

Puedo entender, haciendo un esfuerzo, el pesimismo que pueda haber en el ánimo de un sector del electorado, porque cabalmente sabemos y hemos comprobado cómo ha actuado el régimen durante casi veinticuatro tortuosos años de mandato o mandonería, Aun así, estimo la conveniencia y la necesidad de seguir, paso a paso, la confianza de los venezolanos en el voto como instrumento de expresión de voluntad y de cambio en la estructura del Estado, donde desde luego se halla el gobierno.

No tiene caso ni se justificaría en modo alguno repetir la terrible experiencia del año 2005. ¿Qué ocurrió después de la lamentable abstención del 2005? Por ese error político yo me pronuncio y exhorto con optimismo a decirle no a la abstención.

¿Acaso no fue votando que dijimos NO a la propuesta de reforma constitucional de aquel desquiciado milico golpista?  ¿Acaso no fue votando que se obtuvo mayoría parlamentaria en diciembre 2015? Que la peste sea bicha es harina de otro costal.

Conviene exigir condiciones electorales que nos permitan salir del marasmo en que nos encontramos, porque el voto es un arma moralmente superior y más eficaz que los fusiles de los milicos; porque soy antichavista desde el 92 del siglo pasado, y antimilico desde que tengo uso de razón; porque contra la anomia «oficial» -en sus dos acepciones- vale la pena el esfuerzo por Venezuela; porque mi voto no depende de un hombre, que no dura para siempre, sino de un pueblo, que sí; porque mi voto es importante, si no valiera nada, NO se lo robaran.

¡Las primarias de la oposición venezolana el próximo año deben ser abrumadoramente participativas y unitarias! El acontecimiento democrático del año. El anuncio contundente de que los venezolanos no nos rendimos. ¡Una prueba de que la esperanza no es una ilusión!

A pesar de las trapisondas del régimen y del alacranato para confundir, conviene acudir a las urnas electorales. Yo no repto, no me arrastro ni delinco. Mi vida está harta de procesos criminales y de estafas al fisco ¡Yo voto!  

Ni brazaletes ni risitas risueñas de reptores nos harán desistir de votar e iniciar el cambio que el país demanda. Porque es una forma, además, de demostrar el fraude que cometen los delincuentes electorales. Porque el voto es nuestro fusil, nuestra arma civil y funciona. 

Yo voto, no convoco a delinquir.  Devoto del voto soy, allá los de botas. Yo voto porque es una oportunidad más, y la verdad no sé si sea la última. Porque ganamos haciéndolo; absteniéndonos no ganamos nada.  

Tomen nota, apunten a los que hoy promueven la abstención. No para penas del talión ni venganza alguna, solo para no olvidar. Sin más vueltas, sabemos quienes nos des-gobiernan y esa triste realidad la podemos cambiar con votos. Yo tengo el mío y lo haré funcionar.

La barbarie tiene bastante rato mala ubicación en las encuestas. De allí la desesperación y los atropellos. El chavismo y la sucesión perversa son malos por naturaleza. Y el miedo los apura en sus abusos y amenazas.

Contra la podredumbre en que la pesadilla chavista ha convertido la administración pública, contra el festín que se ha hecho del erario bajo el amparo oficial, contra la pillería y malandraje que hoy tristemente se observa en el país, contra esta pesadilla coloreada de un rojo alarmante, contra ese terrible ejemplo de gobierno hedonista, vulgar y corrupto, incapaz y violador de los DD. HH, debemos votar, expresarnos y ratificar nuestro firme y decidido apoyo a la democracia venezolana, esa que hoy llorosa y triste clama por mejores condiciones de existencia.

Los ataques al estado de derecho deben responderse desde el estado de derecho, y el hombre al defender los valores democráticos, y al enfrentarse a la discriminación y a la intolerancia, no hace otra cosa que actuar en defensa propia. Igual ocurre cuando defiende la riqueza del pensamiento libre y plural, no hace otra cosa que actuar en defensa propia.  Si se reivindica la justicia y la libertad, se reivindica al propio tiempo la vida misma y la humanidad. 

Procuremos estar alerta, en permanente vigilancia sobre los peligros que acechan a la democracia venezolana. Conviene estar dispuestos a mantener una necesaria y valiente claridad sobre los peligros que ya pesan desde hace tiempo sobre Venezuela.

Que nadie diga que estuvimos al margen y en silencio. Celebremos a quienes mantienen la firme gallardía de defender al país que amamos

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -