El CNE nuevamente demostró que Venezuela no tiene el mejor sistema electoral del mundo

Foto: cortesía

Desde que Jorge Rodríguez fue presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) en el año 2004, en Venezuela se generó una matriz de opinión dentro del ente comicial y además potenciada por Hugo Chávez, la cual señalaba que nuestro país poseía el sistema de votación más moderno, transparente y seguro del mundo entero.

Posteriormente, Tibisay Lucena Ramírez mantuvo este discurso por más de una década que estuvo al frente del poder electoral. Su sucesora, nombrada por el Tribunal Supremo de Justicia, Indira Alfonso hizo lo mismo y finalmente Pedro Calzadilla actual presidente del CNE, repite que nuestro país sigue manteniendo la misma postura.

El pasado 21 de noviembre, en Venezuela se realizó una mega-elección donde se eligieron más de 3000 cargos, entre gobernadores, alcaldes, diputados a los Consejos Legislativos Regionales y concejales. Estos comicios contaron con observación internacional, algo que no sucedía en Venezuela desde el año 2006.

A pesar de las garantías que el Poder Electoral ofreció para estos comicios, al momento de escribir este trabajo, una de las principales irregularidades del proceso electoral se mantenía y es que la proclamación del gobernador del estado Barinas, se encontraba totalmente paralizada debido a que funcionarios del Plan República, no habían entregado tres actas que faltaban para completar la totalización de los votos.

Según el artículo 365 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales se establece que una vez finalizada la votación, las Juntas Electorales tendrán un lapso de 48 horas para realizar el proceso de totalización y emitir el boletín definitivo. La Junta Nacional Electoral podrá prorrogar este lapso por 24 horas más, por razones técnicas o por la existencia de un número de actas faltantes que pudieran “incidir en el resultado final”.

No obstante, han pasado más de 7 días y no hay ninguna respuesta sobre el caso barinés y el único pronunciamiento que existe es el del rector Alexis Corredor, quien afirmó que los resultados totalizados parcialmente son “irreversibles”, pero se necesita la totalización del 100% de las actas para poder formalizar la proclamación del nuevo gobernador de la entidad llanera.

Muchas cosas que mejorar

Termómetro Nacional conversó con la rectora suplente del Consejo Nacional Electoral, Griselda Colina, quien aseguró que luego de los resultados de las elecciones del 21 de noviembre, es necesario realizar dentro de la institución una jornada de reflexión con el único objetivo de mejorar muchos procesos y así obtener mejores condiciones en procesos futuros.

Aseguró que parte de las debilidades que se observaron el día de la elección se centra en la política comunicacional del Consejo Nacional Electoral (CNE), porque hubo mucha desinformación, “incluso para notificar a los ciudadanos de temas que eran beneficiosos para la elección”.

“Se debe mejorar toda la política comunicacional del CNE, porque había miembros de mesa que no sabían qué hacer y cuáles eran sus funciones el día de la elección. Igualmente hubo mucha gente que no conocía el sistema de votación y no sabía cómo votar y esa información debe darla el CNE”, explicó.

La funcionaria elegida por la sociedad civil, también manifestó que no se debe dejar todo el compromiso en manos de un solo actor, por lo que aseveró que se trata de una responsabilidad de todos los ciudadanos.

“El descontento también de la gente pasa por no asumir estos roles, pero esas son responsabilidades que se tienen en el marco del proceso, y de no dejarle todo lo que suceda a un solo actor, ya que la verdad los procesos electorales son de todos los electores”, comentó.

En cuanto a la participación de la misión de Observación Electoral de la UE, el panel de expertos de la ONU y el Centro Carter, afirmó que “tiene que ver justamente con un apoyo a la sociedad venezolana en materia de lo que son marcar esas recomendaciones que ayuden a reconstruir esa ruta electoral”.

La rectora suplente aseveró que las recomendaciones dadas por los grupos de observación no solo se circunscriben al día de la elección, destacando que incluye además el panorama político nacional.

“El concepto de la observación y la presencia de estos grupos internacionales no se trata de hacer una simple certificación del proceso electoral, la presencia es para ayudarnos a los venezolanos a entender cuáles son las debilidades, asumir y reconocer sus recomendaciones con la sociedad en general”, dijo.

Aseguró que el 21 de noviembre es la fecha de inicio y transformación del sistema electoral venezolano.

“Este proceso electoral del veintiuno de noviembre, es el primero de un ciclo de procesos electorales que cambiaron, y yo creo que estos cambios empezaron, se iniciaron y no se van a detener, nosotros lo que tenemos es que hacer una presión constructiva para que estos cambios sean positivos, generen confianza y participación en la ciudadanía”, sentenció.

Foto: cortesía

Unión Europea fue contundente

La misión de Observación Electoral de la Unión Europea, única acreditada por el Consejo Nacional Electoral para ejercer este tipo de rol en el país, emitió un informe preliminar en el cual se reportaron irregularidades la jornada electoral del 21 de noviembre, sin embargo, sostienen que mejoraron algunos factores con respecto a elecciones anteriores.

Si bien “el marco electoral venezolano cumple con la mayoría de los estándares internacionales básicos, nuestra misión ha podido constatar la falta de independencia judicial, la no adherencia al estado de derecho y que algunas leyes afectaron la igualdad de condiciones, el equilibrio y la transparencia de las elecciones”, sentenció la jefa de la delegación de observadores, Isabel Santos.

El informe preliminar, presentado en Caracas por la también eurodiputada, afirma que hubo “entrega de bienes como paquetes de alimentos, bombonas de gas o bombas de agua”, lo que afectó a “la igualdad de condiciones”. El documento agrega que “la campaña del partido gobernante fue predominante en todo el país y contó con una base movilizada y, en algunos casos, con la participación de funcionarios públicos”.

Por otra parte, Santos destacó que, a pesar de que el marco legal

establece potestad sancionatoria para el Consejo Nacional Electoral (CNE) en financiación y publicidad de las campañas, “no hubo sanciones a las violaciones”. Por eso, y sin querer “anticipar las recomendaciones del informe final”, consideró que esto “demuestra que el CNE necesita ser reforzado en sus poderes sancionatorios”.

Añadió que “la misión constató el establecimiento de puntos de control ilegales del partido de gobierno en las proximidades de los centros de votación”.

Santos anunció que volverá a Venezuela en el mes de enero, principios de febrero” para entregar el informe final, y aseguró que el trabajo de la misión fue “independiente, neutral e imparcial” y que ésta “combatirá cualquier intento interesado en interpretar esta declaración a favor de intereses partidistas”.

Observación nacional presente

Al igual que la Unión Europea, el Observatorio Electoral Venezolano, quien fue acreditado como Observador Nacional de las elecciones del pasado 21 de noviembre, emitió un informe preliminar.

El OEV desplegó un equipo total de 780 voluntarios en los 23 estados y el Distrito Capital, alcanzando una cobertura nacional plena, siendo ubicado un observador por centro de votación incluido en nuestra muestra. Por género, el 59% de nuestros observadores son mujeres y el 41% son hombres.

En líneas generales este informe explica lo siguiente:

Las filas de electores a la entrada de los centros de votación, en su mayoría, no superaban los 40 votantes. A pesar de los compromisos

y garantías ofrecidas de no desplegar puntos partidistas, en las afueras de hasta 60% de los centros de votación observados hubo del oficialismo y hasta en 32% de la oposición.

La jornada transcurrió de manera pacífica, en líneas generales y salvo aislados incidentes puntuales, y al final los actores presentes en el cierre de mesas, el escrutinio y la auditoría de cierre no denunciaron irregularidades ni reclamaron por inconsistencias en resultados. (Salvo el caso de Barinas).

En materia de bioseguridad, la tendencia al cumplimiento de los protocolos sigue sin alcanzar su plenitud. “Hasta en 30% de la muestra se observó a alguno de los miembros de mesa y/o personal logístico-electoral haciendo uso incorrecto o erróneo del tapaboca”.

Foto: cortesía

Con 42,26% de participación del Registro Electoral (casi 9 millones de votantes) cierra este proceso. Si bien esta participación no puede considerarse alta (aunque es similar a la que se da en elecciones subnacionales), “la forma como se distribuyó el voto entre los distintos partidos debe servir de oportunidad para reencausar la política venezolana, a través del diálogo y de la construcción de algunos consensos básicos que contribuyan a resolver las graves dificultades que marcan la vida cotidiana del venezolano”.

En sus apuntes finales, el informe preliminar el OEV asegura que estas elecciones se llevaron a cabo en condiciones difíciles, que afectaron los distintos escenarios de la vida social venezolana y cuyo origen es la crisis política.

“El contexto se halla caracterizado por elementos como la falta de independencia de los poderes públicos, persistentes inhabilitaciones políticas e intervenciones de tarjetas de partidos y señalamientos de ventajismo en medios públicos, entre otras críticas”, sostienen.

Aseguran que a pesar de esto, “la nueva y más equilibrada administración electoral ha dado un paso de avance en relación con las condiciones de procesos comiciales anteriores. Destacamos la participación de parte de la oposición política que no había concurrido a votaciones previas, así como el correcto funcionamiento de los auditados componentes técnicos del Sistema Automatizado de Votación”.

Culminan resaltando que “una meta compartida es continuar avanzando en este camino de recuperación del voto como herramienta democrática para el hallazgo de soluciones pacíficas a la crisis”.

Participación ciudadana

Como en todos los procesos electorales que se realizan en Venezuela, un grupo de organizaciones ciudadanas, realizaron un proceso de observación electoral el pasado 21 de noviembre.

La Red Electoral Ciudadana (REC), alianza conformada por el Observatorio Global de Comunicación y Democracia, CEPAZ y Voto Joven, desplegó en el territorio Nacional a más 350 observadores.

La REC logró abarcar a todo el territorio Nacional, cubriendo así 143 municipios, 910 centros electorales y 2213 reportes en todo el país.

Entre la información de irregularidades en el proceso de observación que se recopiló en la plataforma, se encuentran lo puntos proselitistas, el uso de los recursos públicos, la actuación proselitista de la mesa, el clientelismo político, el voto asistido, la falla en máquinas de votación y las migraciones arbitrarias.

A su vez se desarrolló un monitoreo de violencia, donde se detectó los focos y el momento del suceso, es decir si estos actos se efectuaron durante el desarrollo del proceso electoral o en la apertura, y cierre de los centros de votación.

También se supervisó el funcionamiento de los centros, la constitución de las mesas, la asistencia de la ciudadanía a ejercer su derecho y la oferta electoral.

Cabe acotar que todos los resultados obtenidos durante todo el proceso fueron mediante un tipo de muestreo intencional, no probabilístico.

Aseguran que este tipo de iniciativas, se llevan a cabo con la finalidad de contribuir con el proceso de restauración de la Democracia en Venezuela, y hacer entender a las personas que la participación ciudadana, tiene un nivel de protagonismo importante en todo hito del proceso, ya que los venezolanos tienen en sus manos el poder de decir el rumbo que desean disfrutar en la Nación.

Luego de los hechos que se presentaron el pasado 21 de noviembre, queda demostrado que Venezuela no cuenta con el sistema electoral más seguro y transparente del mundo, sin embargo, es deber de todos los sectores de la sociedad civil y de las organizaciones políticas, ayudar a construir mejores condiciones para afrontar nuevos procesos electorales que vendrán en los próximos años.

Foto: cortesía