Los refuerzos son importantes, pero hay que completar primero el esquema de vacunación contra la COVID-19 (+Fotos)

Foto: referencial

El pasado 11 de diciembre llegó a Venezuela, según información emitida por la administración de Nicolás Maduro, un total de 2.6 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik Light, con el fin de iniciar a partir del mes de enero de 2022, una nueva fase del Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19 que consiste en colocar refuerzos a la población ya inoculada.

Ante esta situación, Termómetro Nacional consultó a 3 médicos expertos en la materia y todos coinciden en que los refuerzos son necesarios, no obstante, exhortan al ejecutivo nacional para que termine el esquema de vacunación, ya que millones de venezolanos, incluyendo a la población de riesgo, solo cuentan con la aplicación de una dosis.

Julio Castro médico infectólogo criticó que el gobierno afirme que en Venezuela ya hay un 80% de la población vacunada, cuando matemática y científicamente es imposible que haber llegado a esta cifra.

“Es absolutamente incongruente decir que el 80% de la población venezolana está vacunada contra la COVID-19, pues para que esto fuese cierto deberían estar inmunizados el 100% de los adultos en todo el país y un 28% de los menores de 14 años de edad y eso hasta los momentos no ha sucedido”, explicó.

Al ser consultado sobre la veracidad de la información oficial, señaló que siempre hay que estar atento a las cifras emitidas por la Organización Panamericana de la Salud o la Organización Mundial de la Salud, para conocer un panorama un poco más real del proceso de vacunación en Venezuela.

“La última información ofrecida por el doctor Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS el pasado 15 de diciembre, sobre la vacunación en Venezuela, precisa que alrededor de un 36% de los ciudadanos ha recibido el esquema completo (dos dosis) y 53% de tiene solo una dosis”, expresó.

Castro señaló que los voceros políticos que difunden las cifras de vacunación en el país, lo hacen con un sentido “propagandístico” sin importarles el significado real de la información epidemiológica la cual es fundamental para el personal de salud.

Acerca de la llegada de un primer lote de 2,6 millones de dosis de la vacuna Sputnik Light, el médico comentó que «no es correcto» hablar de ese producto y advirtió que antes de hablarse en el país de colocar refuerzos, es necesario completar el esquema completo de vacunación a las personas mayores de 18 años, los adultos mayores y la población de riesgo.

“No es correcto hablar de Sputnik Light. Solo es el componente uno de un esquema de dos vacunas. Rusia trató de colocar esta definición y no funcionó (esquema resumido de 2 vacunas, pero usando una sola dosis). Sí puede funcionar como refuerzo o ‘booster’ de un esquema completo, pero hay que ser responsables, para poder colocar estas vacunas es necesario completar el esquema de vacunación de ese 53% que informó la OPS”, precisó.

Se debe acelerar la vacunación en el país

Mientras que Manuel Enrique Figuera, médico internista y presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, aseguró que la llegada de un primer lote de dosis de refuerzo es una buena noticia para el país, pero aclaró que es necesario acelerar aún más el proceso de vacunación.

“Definitivamente es una buena noticia, lo que pasa es que con COVID-19 desde el punto de vista epidemiológico hay dos vertientes de acción, una que es más global, más colectiva en la cual se busca vacunar a la gran mayoría de las personas de una población y otra individual en la cual se busca proteger a las personas y sobre todo las más vulnerables, que tienen mayor riesgo de contagio como son los profesionales de salud y los que tienen mayor riesgo a complicarse como son las personas mayores de 60 años con distinto problemas como hipertensión, diabetes u obesidad”, señaló.

Insistió que en Venezuela es importante vacunar a todas aquellas personas que no la han recibido y aclaró que hay mucha gente que todavía no tiene acceso a las vacunas.

“Hay un número importante de personas que no se han vacunado en nuestro país y esto se debe básicamente a que no tienen acceso a esta protección, porque no están cerca de ellas, porque no saben dónde están vacunando, porque no ha habido la información suficiente en estos momentos y desde el punto de vista individual, los que tengan más de 6 meses de vacunados, por supuesto que se beneficiarán de los refuerzos, reforzando su inmunidad, sobre todo sin son personas que tienen mayor riesgo de infección, como decía los profesionales de salud o que tienen mayor riesgo de complicarse por factores de edad o de otro tipo”, dijo.

Por otra parte, explicó que tarde o temprano las distintas variantes que hay en el mundo van a llegar a Venezuela y por eso es sumamente importante que la mayoría de la población esté vacunada con sus dos dosis y a partir de enero, con la inoculación del refuerzo.

“Cuando las distintas variantes lleguen a Venezuela debemos estar preparados y aumenten muchos los casos y debemos estar preparados para ello. ¿Por qué se ponen los refuerzos?, porque hay distintos estudios que han indicado que a los 6 meses la cantidad de anticuerpos disminuyen y aumenta la posibilidad de infección sobre todo en los más vulnerables, de hospitalización e incluso de muerte y una tercera dosis ha demostrado que aumenta la protección y hay evidencia suficiente como para entender que los refuerzos son absolutamente necesarios en las políticas contra COVID-19”, explicó.

En cuanto a la combinación de vacunas, el galeno explicó que los refuerzos de Sputnik son ideales para combinarse con la vacuna China Sinovac y por supuesto con la Sputnik V.

“Según los estudios que se han realizado, podemos decir que los refuerzos son universales y se pueden colocar a toda la población, siempre y cuando sean vacunas autorizadas por Organización Mundial de la Salud. En el caso de la Sputnik todavía no está certificada por la OMS, pero existen las evidencias suficientes para determinar que es una vacuna segura, además estamos seguros que muy pronto la OMS realizará esa certificación que ya está en proceso. La combinación de las vacunas chinas Sinovac y Sinopharm con la Sputnik de una sola dosis es ideal, también se podría colocar una tercera dosis de las vacunas chinas, pero se incrementaría muy poco la protección, por eso en esta oportunidad es una buena noticia que ya tengamos en el país, la vacuna rusa como refuerzo”, insistió.

Cuba no tiene ninguna vacuna hasta el momento

María Eugenia Landaeta, médico infectóloga, asegura que la vacuna Sputnik Light sirve como refuerzo, sin embargo, aclaró que los candidatos vacunales cubanos Soberana y Abdala, no cuentan con la autorización de la OMS y tampoco tienen grandes evidencias científicas que respalden su eficacia contra la COVID-19.

“Es importante aclarar que para colocar los candidatos vacunales cubanos se debe contar con una autorización firmada, porque precisamente es algo que todavía no está autorizado por la OMS y se encuentra todavía en fase de estudio. En el ámbito de evidencias científicas solo podemos decir que hemos visto artículos en medios de comunicación cubanos, ni siquiera en revistas especializadas y aunque existe la autorización para usar tanto la Soberana como la Abdala, nosotros recomendamos que no se utilicen estos candidatos vacunales como refuerzos y mucho menos en menores de edad”, indicó.

En cuanto a la combinación de vacunas para los refuerzos, la especialista coincidió con su homólogo Manuel Enrique Figuera y señala que todas las autorizadas por la OMS cuentan con la seguridad para colocarse como refuerzo.

“Siempre le hago una analogía a mis pacientes, sobre todos aquellos que tienen niños, y es que cuando vacunan a sus hijos nadie pregunta de dónde vienen las vacunas y si la combinación de las mismas son seguras para sus hijos. En el caso de la COVID-19 es igual, mientras las vacunas sean estudiadas y autorizadas por la Organización

Mundial de la Salud, existirá el soporte suficiente para que nosotros sepamos cuáles vacunas pueden combinarse y cuáles no. El problema viene cuando se pretenden utilizar candidatos vacunales como refuerzos, porque no hay evidencia científica que nos diga si el producto de verdad protege a los pacientes”, insistió.

Landaeta exhortó también a los venezolanos a que mantengan las medidas de bioseguridad en todo momento, aunque se encuentre vacunado y recordó que la protección solo impide que el paciente llegue a un estado de gravedad.

Finalmente, los tres especialistas insisten que en Venezuela se debe acelerar el proceso de vacunación, para así evitar que la enfermedad escale, tal como ha sucedido en otros países que actualmente se enfrentan a rebrotes importantes, lo cual ha obligado a las autoridades a establecer nuevamente medidas como la cuarentena radical.

Foto: referencial