sábado 28, mayo 2022
Promedio de temperatura mensual

70 de 100

Trabajadores insatisfechos con actuación de la OIT en Venezuela

Más artículos

El pasado 25 de abril se instaló en la ciudad de Caracas un “dialogo social” entre el gobierno de Nicolás Maduro, los empleadores privados y las principales centrales sindicales del país, con la facilitación de una misión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el organismo internacional, estas conversaciones tienen el objetivo de retomar la negociación tripartita en Venezuela, la cual tiene muchos años suspendida, debido a decisiones políticas tomadas desde el ejecutivo nacional que iniciaron con Hugo Chávez y continuaron con Nicolás Maduro.

Luego de 4 días de deliberaciones, las centrales sindicales del país quedaron insatisfechas con el trabajo hecho por la OIT, ya que no se llegó a ninguna conclusión y mucho menos a un acuerdo temprano, que le permita a los trabajadores disfrutar de mejores condiciones socioeconómicas, las cuales se han visto mermadas debido a la crisis económica, política y social que atraviesa nuestro país.

Rubén González y José Patines, de la Coalición Sindical Nacional de Trabajadores, uno de los grupos que asistieron a las reuniones en representación de CODESA, denunciaron que fueron expulsados y excluidos del encuentro por órdenes del Ministerio del Trabajo.

Explicaron que el gobierno era el que decidía la lista de los asistentes e indicaron que por ser opositores fueron desalojados del recinto, al tiempo que cuestionaron la actitud “complaciente de la OIT al permitir el atropello gubernamental”.

Cabe recordar que González fue inhabilitado y puesto varias veces preso por el gobierno; y Patines fue destituido de su cargo e inhabilitado junto a sus compañeros de la directiva del Sindicato de Trabajadores y empleados públicos de la cancillería venezolana.

“Estos diálogos lo que buscan es lavarle la cara a Nicolás Maduro y es muy lamentable que otras centrales sindicales se hayan prestado para esto, al igual que los empleadores. La actuación de la OIT sin duda es muy lamentable y en vez de ponerle coto al gobierno, lo que hicieron fue ponerse de su lado. No hay acuerdos y ahora hay que esperar hasta septiembre para que vuelva la OIT a constatar que ha hecho el gobierno, lo que es perjudicial para los trabajadores”, sentenció Patines.

Rubén González, también secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera del Orinoco y coordinador de la Intersectorial de los Trabajadores de Guayana, abogó por la libertad plena y restitución de sus cargos laborales de 147 dirigentes sindicales presos desde 2015.

“El diálogo debe centrarse en el respeto a los convenios laborales firmados por Venezuela con la OIT, en especial la autonomía sindical”, sentenció.

Patines, indicó que el objetivo del gobierno de Maduro con estos diálogos es que la OIT salga a pregonar por el mundo “que en Venezuela se están arreglando las cosas para que le quiten las sanciones”.

Dijo que el grupo Coalición Sindical rechaza que le sean retiradas las sanciones económicas impuestas a Maduro por Estados Unidos y la Unión Europea, en referencia a la propuesta presentada por la CGT y la Central Socialista de Trabajadores.

“Maduro eliminó los contratos colectivos, desmejoró las condiciones laborales de los trabajadores e inhabilitó sindicatos y gremios profesionales”, expresó Patines.

Denunció que con 18 años de servicios fue destituido de su trabajo e inhabilitado el sindicato que dirigía en la cancillería venezolana “por darle un apretón de mano” al líder opositor Juan Guaidó.

Respeto a los derechos laborales

Mientras se llevaba a cabo el dialogo social al este de Caracas, el personal docente, administrativo y obrero de la Universidad Central de Venezuela, exigía respeto a sus derechos laborales en una protesta pacífica en las puertas de la casa de estudios y ningún representante del gobierno o de la OIT se acercó al lugar.

Tulio Olmos, Vicepresidente de la Asociación de Profesores de la UCV, APUCV, explicó que la manifestación tiene como objetivo visibilizar la necesidad que tienen los gremios y sindicatos de la UCV de hacer del conocimiento, de Venezuela y del mundo, del despojo que están siendo víctima, por parte del régimen, que pretende ignorar derechos adquiridos.

Asimismo el docente, resaltó que solicitan que sea derogado el instructivo con el que buscan reducir sus salarios, en el cual eliminan la prima de antigüedad y la de profesionalización.

“Estamos recibiendo entre 50 y 70% menos de nuestros salarios y de esta manera están afectando no solo nuestra capacidad de ahorro y de consumo sino de nuestro núcleo familiar”, dijo Olmos.

Al ser consultado si habían denunciado la situación laboral de los trabajadores universitarios en la mesa de diálogo tripartito, explicó que a la reunión solo podían asistir los representantes de las centrales sindicales y no sindicatos particulares.

“Ningún representante de la OIT se acercó a la Universidad Central de Venezuela para escuchar nuestros planteamientos, los compañeros de las centrales sindicales saben nuestra situación y esperemos que se tomen decisiones al respecto y se acabe este abuso contra los trabajadores universitarios venezolanos y en especial los de la UCV”, comentó.

Luego de la concentración, los universitarios cerraron las vías de la autopista Francisco Fajardo para exigir que el Ministro de Planificación, Ricardo Menéndez, o la Ministra de Educación Universitaria, se hicieran presentes en el lugar para dar respuestas sobre las irregularidades de los pagos que están recibiendo. No obstante, esto no ocurrió.

Finalmente los representantes de gremios y sindicatos de la UCV invitaron a marchar este domingo 1 de mayo y anunciaron nuevas acciones de protestas para la próxima semana.

No hay nada que celebrar

Por su parte, Arnoldo Benítez diputado a la legitima Asamblea Nacional y defensor de los derechos laborales en Venezuela, afirmó que este primero de mayo Día Internacional del Trabajador, no hay absolutamente nada que celebrar en Venezuela.

“Este primero de mayo no hay nada que celebrar, al contrario hay muchísimo que exigir. Debemos exigirle al Estado, al régimen, al usurpador que le devuelva a la masa trabajadora, tanto activos como pasivos, el poder adquisitivo de ese salario que anteriormente cumplía con su función”, precisó.

Exigió respeto al artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el cual establece que en nuestro país los trabajadores deben ganar un salario mínimo vital y acorde al costo de la canasta básica.

“¿Qué significa un salario mínimo vital?, es aquel que le asegura a los trabajadores y su familias, alimentación adecuada, vivienda digna, vestuario, educación y asistencia sanitaria y con este salario mínimo actual, ningún trabajador puede garantizar ni siquiera la alimentación básica”, sentenció.

Igualmente el secretario nacional de trabajadores del partido Encuentro Ciudadano, Hugo Valera, desestimó que el régimen de Nicolás Maduro logre un acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo.

“El régimen de Nicolás Maduro en todos sus años frente al poder, le ha demostrado al país que siempre miente, que no cumple con lo acordado, pasó el 3 de marzo cuando informó sobre el aumento del salario mínimo de manera unilateral y hasta la fecha ni siquiera le han pagado a los trabajadores de la administración pública, lo estipulado en ese decreto y que se iba a trasladar a las tablas salariales a nivel nacional”, denunció.

Afirmó que si no son capaces de pagar algo que fue estipulado por ellos mismos, mucho menos cumplirán con los acuerdos que se establezcan con la OIT.

“Si no fueron capaces de pagar una quincena a sus propios trabajadores, dudo que sean capaces de cumplir con acuerdos, sin tener la voluntad y sin tener un policía al lado”, dijo.

Finalmente, recordó que hasta la fecha se mantienen más de 150 trabajadores y líderes sindicales presos y por tal motivo exigió su libertad inmediata.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes