miércoles 08, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

Termómetro Emocional

Más artículos

Este, es un espacio que te invita a medir tu relación con las emociones, el conocimiento que tienes sobre ellas y el desconocimiento que existe en pleno siglo XXI sobre el impacto que estas tienen en nuestras vidas.

No llores, pórtate como un hombre

Ayer escuché a una mujer de 43 años más o menos decirle a su hijo de 12 años:
-No llores, pórtate como un hombre.

- Publicidad -

A mi me dio escalofrío y no me pude aguantar y con mucho respeto le dije: ¿Qué problema hay con que él llore? Es sano llorar, él necesita expresar sus sentimientos para no enfermarse. No hay un sexo determinado para tener permiso de llorar. Las niñas no son inferiores y por eso lloran. Todos necesitamos llorar, reír, gritar, para no enfermarnos.

La respuesta de la señora fue: Ah sí, yo he leído de eso, pero así me criaron a mí y no tengo ningún trauma por eso.

A lo que yo agregué: Seguramente sus padres la educaron con la mejor de las intenciones y sin conocimiento de las consecuencias de sus actos, la diferencia entre usted y ellos es que ahora usted sí lo sabe y escogerá si lo hace o no, usted tiene responsabilidad, le piqué el ojo al niño y me fui.

Estamos en el año 2021 y es insólito que todavía escuchemos a personas decirle a sus hijos, amigos y nietos que no se expresen, que guarden sus sentimientos y vivan de apariencias cuando hay gran información sobre el impacto negativo que las emociones reprimidas tienen en nuestras vidas.

Honrar tus emociones quiere decir, dar a estas, permiso a salir y expresarse.
La mayoría de las personas no conoce cuales son las emociones y mucho menos se dan el permiso de honrarlas.

Todavía la gente se expresa de emociones negativas, por favor, no hay emociones negativas, hay emociones, lo que es necesario es tomar conciencia de nuestra reacción ante hechos y si damos espacio a sentir la emoción o la reprimimos o cambiamos por otra, porque estamos en el 2021 y esto sigue pasando y lo seguimos repitiendo.

Las emociones son: rabia, tristeza, miedo y alegría, en cualquier libro básico de psicología están claramente identificadas.

Si las identificas podrás honrar tus emociones y darles libremente el espacio que necesitan para salir sintiendo y expresando libremente, sin juicio lo que tu necesites y así tendrás menos probabilidades de enfermarte.

No todas las enfermedades aparecen por la misma razón pero sí nuestro cuerpo expresa lo que callas.

A mi consulta llega Mario: Tengo un gripón y una congestión nasal brutal. Yo le pregunto; Hace una semana, ¿peleaste con alguien? ¿Te despediste de alguien? ¿Pasó algo que te molestara?

– Sí, se fue mi pareja a trabajar a otro país y no sé cuándo podremos reencontrarnos, agrega. Yo sé que es por su bien profesional, yo tengo que estar feliz por su realización (explicación larguísima de su razonable comportamiento) y yo le pregunto: ¿Estás triste porque no sabes cuándo se juntarán otra vez? Y me contesta: – No me hagas llorar.

Por eso Mario tiene un gripón y una congestión nasal porque no ha llorado y expresado su tristeza de no estar junto con su pareja o por la incertidumbre de cuándo se volverán a ver, esto es normal tiene derecho a estar triste y si quiere a llorar, esto no quiere decir que no lo apoye, lo que no lloras se transforma en ocasiones en mocos en enormes cantidades.

Hay otra. Cristina, a ella no le gusta su trabajo y empezó a tener un dolor en la pierna que le impedía caminar. ¿Qué le permite la enfermedad a Cristina? No ir al trabajo, lo que ella no se permite enfrentar emocionalmente. Claro ahora estarán diciendo, bueno hay personas que no se pueden cambiar de trabajo, claro, escogen hacer lo que hacen desde el amor y la oportunidad, por eso vemos personas haciendo trabajos que nunca haríamos nosotros, felices y sin enfermarse.

Por eso me preocupa tanto el comentario de la señora con su hijo al no permitirle llorar, ¿cuál será su frustración o su miedo de expresarse que lo proyecta en su hijo, impidiéndole sentir y reaccionar? Un paciente futuro de alguna enfermedad.

Las emociones son fantásticas y cuando están alineados tu razón con tu corazón tu cuerpo funciona químicamente equilibrado lo que permite que cada órgano ejecute correctamente su función y tengas menos probabilidades de generar una enfermedad.

Que no te importe lo que opinen los demás por eso se llaman demás porque están de más.

El mundo está lleno de falsas creencias y constantes contradicciones que limitan y prohíben al hombre a sentir y expresarse, por eso nos enfermamos, ríe, llora, grita, afronta, hazle ese favor a tu cuerpo a tu vida, a tus hijos, a tus amigos, a tu comunidad, a tu empresa.

Pero, también en el mundo hay una gran cantidad de información veraz y de testimonios de personas relevantes en todas las profesiones hablando de cómo cambió su vida y la de su entorno cuando decidieron mostrar sus emociones y honrarlas.

Afronta, llora, ríe, canta, baila, grita sin pensar en los demás, que solo tenemos esta vida para vivirla.

Mi invitación es a que tomes conciencia de: ¿para qué hago esto o aquello?, ¿para qué digo algo o para qué me lo callo? Y las consecuencias que ese comportamiento genera en mi vida y en mi entorno.

¿Y si empiezo a hacerlo diferente? ¿Y si me doy permiso a ser?

Nuria Queralt Vila.
Instagram @nuriaqueraltvila
Facebook Nuri Queralt
Página web: nuriqueraltvila.com

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -