viernes 07, octubre 2022
Promedio de temperatura mensual

77 de 100

72 horas duró el cadáver de un joven en su casa de Barcelona (+Fotos)

Más artículos

Desde el día jueves 20 de agosto falleció en su casa en el sector de Tronconal 3, Barcelona (Anzoátegui), Lewis Blanco Benavides, de 33 años de edad, a causa de una amebiasis aguda. Hasta el domingo 23 sus familiares vivieron una agonía para poder sepultar el cuerpo.

Al momento de su deceso su hermano Henrique Blanco, se dirigió al Centro de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), para que les prestaran servicio, sin embargo la respuesta fue “no hay gasolina para trasladarnos”.

- Publicidad -

Un vecino de los afectados llevó el cadáver hasta el centro, y al llegar les informaron que “no tenían llaves para abrir la morgue”.

El cuerpo sin vida del joven fue regresado a su casa y colocado en el piso, en donde estuvo hasta las 3:00 pm del día siguiente, cuando llegó la funeraria popular de la alcaldía a prestar su servicio.

El hombre estaba cumpliendo arresto domiciliario, luego de que el 2 de febrero fuera culpado de un robo a un abasto de chinos, no obstante testigos aseguran que “fue una injusticia”.

“Yo vi cuando la china le dio a los policías una caja de comida. A él lo sentaron y le pusieron un dinero a su alrededor y comenzaron a tomarle fotos. Cuando ella me vio decía ‘mamá malandra, mátenla'”, relató la señora Blanca Benavides, madre del difunto.

Desde ese momento la familia vivió un calvario con el familiar preso. La señora, una mujer de bajos recursos que limpia en las calles, se iba todos los días caminado hasta el distrito 16 de la Policía de Anzoátegui (Polianzoategui), ubicado en el sector Brisas del Mar, para darle de comer a su hijo, sin embargo, este no lograba comer lo que su madre le llevaba pues los otros reclusos se lo botaban.

“Lo golpeaban, le hacían maldad, lo mojaban. Le preguntaba y cómo podía con la vista me decía que sí, si hablaba y decía algo me lo iban a matar”.

Lewis Blanco vivió un calvario los últimos meses de su vida, y su madre junto a él.
Fue puesto en arresto domiciliario luego de que perdiera casi todos sus sentidos, no pudiera aguantar el hacer sus necesidades fisiológicas, obtuviera una amebiasis aguda y un grado de desnutrición severo.

Padecimiento

Luego de que el joven muriera, pasaron más de 70 horas para que fuese enterrado.

El contrato de la familia con la reconocida funeraria Valles no les sirvió, pues solo para la apertura y cierre de la fosa les cobraban 255 dólares, con los cuales la familia no cuenta.

Vecinos y el consejo comunal de la zona se abocaron al caso para ayudar a la familia en todo lo que pudieran hasta el domingo a las 7:10 pm que el cementerio municipal de Barcelona dio la orden para el entierro.

Contraparte

Funcionarios del CICPC no quisieron dar declaraciones con respecto a la falta de llaves para abrir la morgue del recinto.

“Pido justicia para mi hijo aunque físicamente él ya no esté aquí”, imploró la también ama de casa.

Lea también:

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -