Foto: cortesía

Responsables y cocineras de diferentes casas de alimentación de San Fernando de Apure, protestaron ante la más reciente acción tomada por Fundaproal, de acortar nuevamente la cantidad de bolsas con alimentos. Es la segunda vez que esto ocurre y en esta oportunidad hubo comedores que no recibieron el beneficio.

En la primera oportunidad el cambio. Fue significativo ya que de 650 personas entre adultos y niños que recibían el beneficio quedaron 250 y recientemente hubo otra restructuración que solo dejo a 100 personas acortando de igual manera a la cantidad de comida actualmente solo llegan 30 bolsas de las cuales los encargados deben hacer cambios para obtener aliños o el acompañamiento de las comidas lo que reduce más la cantidad de alimentos por casa de alimentación.

Anónimamente, las trabajadoras de estas casas de alimentación quisieron denunciar a quienes administran los recursos, ya que, según refieren éstos suelen dar declaraciones informando hechos falsos y la realidad es otra.

Las casas de alimentación en el estado Apure presentan cada vez más deficiencia.