En comunidades de San Fernando de Apure, la caja de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), va en aumento y ha pulverizado a las nuevas medidas económicas emitidas por el gobierno nacional.

Por cada caja de alimentación los consejos comunales están solicitando el pago de tres millones cincuenta mil bolívares (3.050.000 Bs).

Familias protestan por tal medida porque quienes tienen acceso a 2 y 3 bolsas en sus hogares no podrán adquirir los alimentos «ni siquiera ha caído el primer retroactivo y ya sabemos que no alcanzará la plata», protestó María Martínez.

Perjudicados mostraron su preocupación ante la situación, muchos son trabajadores de la administración pública, no tendrán acceso a la comida y no quieren ni imaginarse el alza de los precios en los mercados la primera semana de mayo.