Con un llamado a las autoridades sanitarias, fue denunciado que en Santa Rosa de Barinas están vendiendo carne de caballo sin aviso a los consumidores, lo que representa un engaño a la población.

«Al sancocharla emana un mal olor y después de cocida bota espuma», dijo Alexis Ramos, afectado que reconoció que la carne que compró no era de res como la pidió en la carnicería.

El consumidor considera una burla, porque «nuestra cultura no es comer carne de caballo sino de vaca», y aunque haya venezolanos que no tienen problemas en ponerla en su menú, «no debe venderse al público en general».