Un cúmulo de basura permanece desde el 3 de enero en una de las calles céntricas de Tucupita, y por alguna razón no ha sido recogida por los trabajadores de los servicios municipales.

Según los vecinos, el camión recolector de basura pasa de largo cada vez que recorre la zona. Al principio eran bolas con desperdicios habituales del hogar, pero con el paso de los días se ha ido convirtiendo en un cerro de basura.

Durante la última semana han empezado arrojar todo tipo de basura: escombros, madera, palmas de coco, desperdicios metálicos, plásticos y otros.

Doce días después de que hayan lanzado algunas bolsas con desperdicio, el cerro está creciendo.

Justo al lado de este improvisado basurero en el centro de Tucupita está una entidad bancaria que permanece cerrada, y cincuenta metros aproximadamente está el comando del Destacamento de Seguridad Urbana, 61, y justo en lado opuesto, un comando policial de Politucupita.

Y lo que es peor, a pocos 25 metros está la sede administrativa dela gobernación del estado Delta Amacuro, y ni siquiera ha sido un motivo suficiente para limpiar este espacio público que ya está cerca de cumplir sus primeros quince días.

Durante la semana, la alcaldesa del municipio Tucupita, Loa Tamaronis, ha reconocido que existen dificultades ante las fallas reiteradas de los camiones y la falta de recursos para costear reparaciones. Sin embargo, no justifica la presencia prolongada de la basura en calle Bolívar, una zona céntrica de la capital del estado Delta Amacuro.