miércoles 08, febrero 2023
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

#Bolívar | Reclamos por un salario justo se extienden mientras que autoridades amedrentan a trabajadores

Más artículos

El reclamo por un salario justo sigue tomando fuerza entre los trabajadores de las distintas empresas básicas de Guayana. Tras más de 48 horas de protesta en la avenida Guayana en Puerto Ordaz, a la altura del portón IV de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), obreros de las industrias del sector aluminio, hierro, acero, maderero, briquetero y refractarios se han sumado a la convocatoria para exigir pagos dignos.

Este 11 de febrero la jornada continuó con la toma del elevado de Carbonorca. Trabajadores de la estatal trancaron la vía para pedir la aplicación del artículo 91 de la Constitución. Ali Prieto, secretario de Acta y Correspondencia del Sindicato de Trabajadores de Carbonorca, aseguró que entre las peticiones destacan la derogación del memorándum 2792, la eliminación de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) y la restitución de los contratos colectivos.

- Publicidad -

Tras varios minutos de tranca, los obreros decidieron trasladarse hacia la avenida Guayana para unirse a la protesta iniciada por sidoristas el pasado 09 de enero.

Unión de gremios

Este miércoles, el gremio de salud, profesores universitarios junto a jubilados y pensionados se sumaron a la manifestación de trabajadores de las empresas básicas.

Raul Brito, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Experimental de Guayana (Apuneg), afirmó que los universitarios se sumaron a la protesta en el portón IV de Sidor en respaldo a la lucha por sus justas reivindicaciones salariales y el pago de un sueldo justo.

“Los trabajadores están dando una clase de dignidad, dando una clase de fuerza y coraje, no lo podemos dejar solos”, mantuvo.

Por su parte, Hugo Medina, presidente de la Federación de Asociaciones de Jubilados y Pensionados del estado Bolívar (Fedajupebol), exclamó que Nicolás Maduro ha despertado al “león dormido de los trabajadores de Guayana”.

Destacando las violaciones de derechos laborales como el pago de un salario mínimo menor a 7 dólares, instó a la masa laboral a no aceptar “paños de agua tibia” que sean “pan para hoy y hambre para mañana”. Asimismo, recordó que todos los beneficios logrados para los activos deben ser extensivos hacia el personal jubilado y pensionado.

Acoso y amedrentamiento

Luego de tres días de protesta continua, las denuncias por acoso y amedrentamiento se han hecho presentes. Este 11 de enero, trabajadores de Sidor aseguraron ser víctimas de acoso por parte del patrono.

Amenazas de desincorporaciones, de despido y entrega de notificaciones intimidatorias forman parte de los recursos utilizados por las directivas de las empresas en un intento de disolver la manifestación.

Desde Unidad en la Coincidencia denunciaron que en horas de la noche de este 10 de enero, organismos de seguridad del Estado en compañía de un fiscal del Ministerio Público llevaron una notificación escrita tipo intimidatoria hasta la residencia del trabajador de Sidor e integrante del movimiento laboral, César Soto.

A través de un comunicado, los trabajadores exigen máxima atención de los organismos internacionales y defensores de derechos humanos ante las acciones de persecución contra quienes reclaman sus derechos contractuales y constitucionales.

De brazos caídos

En la estatal del aluminio CVG Bauxilum los trabajadores permanecen de brazos caídos desde este 10 de enero en apoyo a los reclamos laborales. A la fecha, las labores se mantienen paralizadas, mientras que algunos se sumaron a la concentración en la avenida Guayana.

Al igual que en el resto de las industrias, reclaman salarios dignos, reincorporación de los trabajadores desactivados, cese al amedrentamiento y respeto a los contratos colectivos.

Uso de recursos del Estado

A las afueras del portón 1 de Sidor, este miércoles, se llevó a cabo una concentración de trabajadores afectos al oficialismo luego de una convocatoria hecha por el gobernador del estado Bolívar, Ángel Marcano y presidentes de las empresas básicas con el fin de minimizar los reclamos por mejoras salariales.

La acción fue condenada por dirigentes y trabajadores quienes catalogaron la actividad como un acto de violencia. Además, Ramón Bejarano, miembro de Unidad en la Coincidencia, denunció el uso excesivo de los recursos del Estado para la concentración oficialista.

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -