#Bolívar | Indígenas cierran la troncal 10 en rechazo a los atropellos por parte de grupos irregulares

Foto: cortesía

En contra de los atropellos por parte de grupos irregulares que controlan las minas en Las Claritas y el kilómetro 88, municipio Sifontes, la comunidad indígena Joboshirima, llevó a cabo una tranca en la troncal 10 a la altura del kilómetro 72.

Líderes de la comunidad indígena, quienes prefirieron mantener su identidad bajo el anonimato por temor a represalias, denunciaron que los grupos negativos que controlan la actividad minera en la zona, los han agredido con la intención de despojarlos de sus tierras y de las alcabalas de control que mantienen en el sector que habitan por motivos de seguridad.
“Estamos cansados de tanto atropello, nos quieren golpear cuando quieren y pretenden que les cedamos nuestras tierras y el poder que hemos tenido durante años en esta zona”, indicaron.

Asimismo, expresaron que mantendrán la tranca hasta que las autoridades lleguen al lugar y les ofrezcan alguna solución a las denuncias que han hecho.

El grupo indígena aseguró que no es la primera vez que denuncian hechos violentos en su contra, sin embargo, hasta la fecha los organismos de seguridad del Estado no han hecho nada para protegerlos y mucho menos, para desplazar a los grupos irregulares de las zonas mineras.

Situación general

De acuerdo a declaraciones de habitantes de Las Claritas, debido al conflicto, todos los comercios de la zona permanecen cerrados y los mineros fueron obligados a abogar a favor de los grupos armados.

“Esta situación se viene presentando desde hace muchos meses, pero el pasado 11 de enero hubo un altercado entre indígenas y estos grupos armados, de ahí nace la tranca porque los indígenas exigen ser respetados y piden a las autoridades que los asistan”, comentó vía telefónica un habitante de Las Claritas que prefirió no revelar su identidad.

Ante los hechos, la comunidad en general está solicitando apoyo gubernamental antes de que ocurra un conflicto armado que cobre la vida de indígenas y criollos que trabajan legalmente para poder llevar el sustento a sus hogares.

Foto: cortesía