Adultos mayores pasan 16 días en cola esperando por gasolina (+Video)

Cansados de estar sentados en la misma postura, con hambre y sed; algunos incluso lidiando con el malestar que también embarga a sus hijos, así han permanecido durante 16 días en cola habitantes del municipio San Joaquín, estado Carabobo, en una estación de servicio que ni siquiera ha surtido combustible durante la cuarentena.

Maribel García a sus 59 años es una de las abuelas que ha pernoctado en la estación: “Me encuentro en la misma situación de los más jóvenes y de quienes están como yo, porque en esta cola estamos personas mayores, con discapacidad y carros que están con niños porque la gente no tiene con quién dejarlos. El combustible es el motor del mundo y los servicios públicos del municipio son tan fatales que todos salen a buscar agua en sus vehículos para poder comer porque el agua que llega sale color chocolate”.

Adicional a este problema, García explicó que son pocas las unidades de transporte público que laboran en la entidad y denunció la situación que se generó el primer día que estaba en cola. “El primer día vino la autoridad municipal y nos dijo que nos fuéramos que nos iban a garantizar la cola y al día siguiente habían movido todo, yo que era el 115 quedé de trescientos y pico, decidimos quedarnos y cuidar los puestos”.

Desde entonces, contó que se mantienen alertas a lo que pueda o no pasar en un municipio que consideran ha sido “abandonado” por el gobierno regional, municipal y por quienes conforman la Zona de Defensa Integral. “San Joaquín es un municipio más del estado Carabobo y pareciera que no, todo el mundo dice que hay combustible en Mariara, Montalbán y Puerto Cabello y aquí no. Tal vez somos chiquitos pero igual votamos y el Gobierno tiene responsabilidad con nosotros“, expresó.

Concentrados en la estación de servicio “El Tropical”, donde hace tres meses no llega combustible, Carmen Rojas, mencionó que la única justificación de las autoridades municipales es que esto forma parte de un “castigo” que se le ha aplicado a la comunidad, por el aparente desorden que ocurrió el primer y único día en el que suministraron gasolina durante la cuarentena. “Muchos han intentado llenar su tanque en municipios cercanos, pero ya todos nos han cerrado sus puertas”, aseguró.