sábado 03, diciembre 2022
Promedio de temperatura mensual

75 de 100

Discriminan a personas con insuficiencia renal crónica ante sospecha de COVID-19 (Fotos+Videos)

Más artículos

No hay opciones para ellos. Por presunción de COVID-19, se les negó el acceso a las unidades de hemodiálisis a las personas con insuficiencia renal crónica en Carabobo.

Alfredo Cáceres, coordinador de la organización no gubernamental (ONG) Amigos Trasplantados de Venezuela, denunció que hasta este lunes 17 de agosto, esta es la política “discriminatoria” que mantiene el Instituto de los Seguros Sociales (IVSS) en la región, ante la falta de pruebas de diagnóstico rápido (PDR).

- Publicidad -

“A este grupo vulnerable no se les garantiza sus derechos fundamentales de salud y vida. En Valencia, una persona falleció teniendo presuntamente una prueba de COVID-19 que arrojaba negativo, (pero) la sala situacional del IVSS igual no la aceptó (…) presumimos que esas pruebas no son confiables”, argumentó.

Además de ese caso, explicó que en la actualidad la vida de otros tres pacientes está en riesgo. Entre ellos, “un señor que se le ha negado su derecho a la hemodiálisis por no poder hacerse la prueba, ¿dónde se la hace?, si ni siquiera hay pruebas”, se preguntó.

En cualquiera de los casos, una persona con insuficiencia renal crónica o trasplantada de riñón que arroje positivo a la prueba del coronavirus, debe recibir tratamiento; el Estado venezolano tiene la obligación de destinar máquinas e insumos para su exclusivo cuidado.

“Tenemos años con una emergencia humanitaria compleja que atenta los derechos humanos de las personas por discriminación. El Covid-19 llegó en el peor momento”.

Deficiencia de los servicios públicos

Según informes de la ONG Amigos Trasplantados de Venezuela, hasta la fecha, 18 personas trasplantadas de riñón en el país han fallecido por falta de medicamentos inmunosupresores, tres de ellas en condiciones similares al COVID-19.

En el estado Carabobo, el panorama tampoco es alentador. Alfredo Cáceres, estima que la falta de agua potable, el deficiente servicio eléctrico y la escasez de combustible perjudica la vida de unos 800 personas con insuficiencia renal crónica o trasplante de órganos.

“Yo que soy un paciente trasplantado de riñón, tengo 3 días en esta cola y ni siquiera un salvo conducto o un justificado médico me avalan. Las personas que están en hemodiálisis deben enfrentar que, los médicos y el personal de enfermería no puedan trasladarse y se reduzca su terapia sustitutiva renal a 2 horas”, denunció.

Lea también:

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -