jueves 07, julio 2022
Promedio de temperatura mensual

63 de 100

El calvario de los que intentan llenar su tanque de gasolina en Puerto Cabello (+Fotos)

Más artículos

La falta de gasolina se ha agudizado en las últimas semanas, lo que ha llevado a porteños y valencianos a pernoctar por varios días en la estaciones de servicio de la ciudad.

En el tiempo que transcurren en la colas, varios han denunciado que son objeto de vejaciones por parte de las autoridades tanto de la Guardia Nacional, de organizaciones del Gobierno encargadas del orden, hasta los dueños de los establecimientos donde intentan surtir combustible.

A María González le tocó estar tres días con sus noches haciendo cola junto a su esposo en la Estación de Servicio Rancho Grande, en la Avenida Bolívar “veía como solo entra a la estación de servicio quien hace uso de su estatus socioeconómico, profesional o porque es amigo del funcionario”, lamentó.

La comerciante contó a Termómetro Nacional que empezó a hacer la cola desde las 7:00 de la mañana del miércoles y al final del día quedó frente a la Cruz Roja y allí tuvo que irse hasta el portón de entrada con un grupo de mujeres a evitar que otros vehículos que no estaban en la cola pasaran a llenar su tanque.

Eran cerca de las 9:30 de la noche y ante la firmeza de las damas los dueños de la gasolinera tuvieron que apagar la bomba.

Después de ese episodio no fue sino hasta la 9:00 de la noche del viernes que logró surtir su tanque de gasolina.

Otro de los que hacía la cola que prefirió mantener su nombre en el anonimato aseguró que un funcionario le pidió 30 dólares para dejarlo entrar a echar gasolina.

“Tu ruego no vale solo el dólar y la tasa que se fije y te mienten descaradamente haciendo creer que los que pasan son funcionarios conociendo muy bien uno a cada quien en esta pequeña ciudad. Ojalá esto pase en algún momento y sea después solo un mal recuerdo”, denunció Gonzalez.

“Dormir” con el miedo de la inseguridad

Después de las 2:00 de la madrugada más o menos es que las personas logran conciliar el sueño en la cola y se cuidan unos a otros para evitar ser víctimas de la inseguridad.

De todas partes del municipio Puerto Cabello llegan: urbanización Santa Cruz, La Corina, La Sorpresa, La Belisa, la urbanización de los profesores, de Borburata y hasta de la ciudad de Valencia.

“Empezamos a hacer la cola el martes pero como estaba muy larga nos devolvimos a Borburata, ya el miércoles no pudimos regresar. Yo me tuve que llevar una cocina eléctrica, una hamaca y ver como hacía para cocinar y hacer mis necesidades fisiológicas”, explicó María.

José Celi pidió a los guardias y demás autoridades respeto a la dignidad del ciudadano porque aunque entiende la primacía para los automóviles del sector salud y gubernamental, asegura que muchas veces mienten y pasan a otras personas que nada tienen que ver con los sectores priorizados.

Lea también:

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes