miércoles 07, diciembre 2022
Promedio de temperatura mensual

74 de 100

Fundaciones sin insumos para prestar ayuda a la Ciudad Hospitalaria de Valencia (Fotos+Video)

Más artículos

Para que los pacientes pediátricos del Hospital Dr. Jorge Lizarraga puedan comer algo más que arroz con agua de sardina y todo el personal sanitario se proteja del covid-19, al menos unas 14 organizaciones sociales en el estado Carabobo, suministran diariamente alimentos, medicinas e insumos de bioseguridad a la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (Chet).

Es una tarea, que durante estos cuatro meses ha resultado muy compleja, según María Gabriela Abreu: “ahora las personas que colaboraban ya no lo hacen, entonces ha sido difícil salir a la calle en medio de esta pandemia y pedirle a la gente que nos regale un poquito de cebolla o un arroz; al final Dios toca los corazones y lo logramos”.

- Publicidad -

Su trabajo, así como el de muchos otros voluntarios no tiene horario; se han preparado para calmar el hambre y la angustia que todo padre tiene cuando la vida de su hijo está en juego. “Nosotros ayudamos con insumos médicos, pañales, ropa en buen estado, bolsas de amor, pagamos exámenes, siempre y cuando la gente nos apoye, así sea con 10 mil bolívares”, aseguró.

Es una responsabilidad que ha ocasionado que algunas organizaciones sociales modifiquen sus programas de ayuda.

Por ejemplo, la Fundación Dejando Sonrisas Venezuela, atiende a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad, pero desde hace algunas semanas atrás tuvo que incorporar a unos 450 adultos mayores que se encuentran en estado de desnutrición en la capital del estado Carabobo.

Aún así, lo que más preocupa al presidente de la institución, Jesús Díaz, son los riesgos a los que se expone a su equipo. “Pensamos en cesar la ayuda al hospital porque no tenemos material de bioseguridad para el resguardo de nuestros voluntarios, ni mascarillas, guantes, gel antibacterial, nada, es preocupante porque si no nos protegemos ¿cómo cuidamos de ellos?”, se preguntó.

En medio de la escasez de gasolina y las limitaciones propias de la cuarentena en Venezuela, estos colaboradores acuden a la Ciudad Hospitalaria de Valencia en bicicleta para llevar las medicinas y alimentos que se requieran.

José Rafael Lugo, elabora un menú adecuado a las necesidades nutricionales de la mayoría de los pacientes, que luego es difundido en las redes sociales con la intención de obtener el apoyo financiero de más voluntarios, pero el repunte de casos por coronavirus ha disminuido los ingresos para la compra de ingredientes, si el panorama no mejora, teme que tanto su labor como la de muchos otros se vea interrumpida.

Miembros de fundaciones no cuentan con implementos de bioseguridad para asistir al hospital. Foto Carolina Campos

Lea también:

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -