Los parranderos de San Juan Bautista en Borburata, indignaron este año a la iglesia católica al ignorar los protocolos de bioseguridad acordados para mitigar y controlar la pandemia en el municipio Puerto Cabello, estado Carabobo.

El obispo de la diócesis de esa localidad, monseñor Saúl Figueroa Albornoz, calificó como un irrespeto tal celebración y advirtió mediante un comunicado que ni el párroco de Borburata, la Cofradía de San Juan, ni él, se harán responsables por lo que ocurra en tales aglomeraciones.

«Con antelación se tenía una programación ajustada a las normas que las autoridades gubernamentales permitieron para la apertura de los templos la semana pasada. Sin embargo, se han dado un conjunto de manifestaciones que contradicen lo acordado y ponen en peligro la cuarentena, quiera Dios que las cosas no pasen a mayores, con actitudes así, se crea anarquía y la gente ya no sabe a qué atenerse», aseguró.

De acuerdo a El Pitazo, los devotos a San Juan Bautista, irrumpieron la cuarentena desde las 5:00 a.m. del martes 23 de junio, cuando realizaron el Ave María y bajaron el santo en grupo, sin utilización de tapabocas.

Recorrieron en poblado e intentaron ingresar a la iglesia El Cristo de Borburata, pero el sacerdote cerró la puerta para impedirlo y parrandearon toda la noche hasta el amanecer de este 24 de junio, sin ningún tipo de prevención.

Lea también: