Foto: cortesía

Las estaciones de servicio en Puerto Cabello, en el estado Carabobo están cerradas por falta de gasolina y gasoil desde ayer en la mañana y los porteños han manifestado su malestar al considerar una injusticia que, teniendo una de las refinerías más grandes de Latinoamérica, se tenga que paralizar el transporte por la falta combustible.

La mayoría de las bombas dolarizadas y las de pago en bolívares permanecen cerradas desde el pasado martes en la mañana. Son pocos los conductores con reserva de combustible para sus vehículos en el municipio Puerto Cabello, debido a que, según indican, el último despacho fue el miércoles de la semana pasada.

La Estación de Servicio Rancho Grande, al lado de la UE Doroteo Centeno, es la que permanece abierta y por ende se hacen grandes colas. Antonio Bonetti estuvo tres días en la fila de la gasolina y veía como las autoridades dejaban pasar a personas que no formaban parte de la cola.

Esperanzados en que llegue el combustible, los conductores se apuestan frente a algunas gasolineras para ver si logran llenar su tanque aunque sea algunos litros.

Lea también: