jueves 07, julio 2022
Promedio de temperatura mensual

63 de 100

¿Qué pasó con el Teleférico en el Mercado Municipal de Puerto Cabello? (+Fotos)

Más artículos

Casi se cumplen diez años desde la primera vez que se escuchó la construcción del Teleférico en el Mercado Municipal de Puerto Cabello y cientos de comerciantes del mercado de Tejerías aún se preguntan si alguna vez verán la obra por la cual fueron desalojados de sus tarantines cuando Rafael Lacava era Alcalde de la ciudad.

De acuerdo al reportaje de investigación efectuado por Oleg Kostko para el Instituto Prensa y Sociedad (Ipys) “El teleférico de Puerto Cabello que nunca fue”, y según las argumentaciones hechas por Lacava en el anuncio de la construcción de lo que pudo haber sido el tercer teleférico de Venezuela, no solo esperaba incrementar el número de visitantes al Fortín Solano sino en general a todo Puerto Cabello.

En el punto de administración se menciona que el teleférico “atraerá más visitantes al municipio generando esto la dinamización económica y social en la creación de empleos directos e indirectos”, reza el especial.

La obra habría sido aprobada por cinco millones de euros en agosto del 2013, e iba a ser el tercer teleférico del país. No obstante, aquel plan no se otorgó a empresa alguna o proyecto conocido.

La ruta del teleférico iría desde el Mercado de Tejerías al mirador del Fortín Solano. Los vendedores informales lucharon sin descanso por recuperar sus puestos de trabajo, pero no lograron más que ser reubicados al mercado de Santa Rosa en la urbanización Santa Cruz, en donde aseguran fueron víctimas del hampa por falta de seguridad,  cuando Lacava les había prometido que en su nueva zona de labores un personal de vigilancia les custodiaría.

El mercado generaba empleo a 250 personas de manera directa. Con el recrudecimiento de la crisis, la afluencia de los turistas se redujo drásticamente.

La obra de haberse construido pudo haber representado un incremento en la actividad turística y logrado que la situación económica actual de Puerto Cabello fuera diferente, indicó Kostko en el especial de investigación.

Pero todo eso quedó en hipótesis. Otros aún lamentan que hayan cerrado el Mercado de Tejerías. “Se podía comprar ropa muy barata y muchos en la comunidad se beneficiaron de ese mercado porque alquilaban y rentaban espacios de sus casas a los vendedores que venían de otra ciudad”, dijo Antonio Arteaga, quien reside cerca del lugar donde solo quedan algunos vestigios de tarantines.

Para otros el fin del mercado supuso menos contaminación “la basura se acumulaba y era imposible transitar por las calles, lo mejor que pudo pasar es que quitaran ese mercado y hasta había más inseguridad”, afirmó un transeúnte que no quiso ser identificado.

Ariana Medina trabajaba como comerciante en ese lugar y solo pide respeto por lo que era su sustento. “Muchos dirán que el mercado no era perfecto (…) No negamos que hubiera que reordenar la ciudad con el tema de la economía informal pero esa no era la manera. Muchos sacamos a nuestras familias adelante con el trabajo que hacíamos allí y un día nos sacaron a golpes”.

Lea también:

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes