Fotos: Jacinto Oliveros

Cuando la llama de la cocina se apagó nunca pensaron que pasaría tanto tiempo para volverla a encender. Ocho meses después, vecinos del Barrio Federación protestaron este miércoles 13 de enero, trancando con bombona en mano la avenida Aranzazu de Valencia.

De acuerdo a lo expresado por los manifestantes, en octubre de 2020 la mayoría de ellos pagó a la empresa Gas Drácula la recarga de 896 bombonas de 10 kilos y hasta la fecha todas permanecen vacías.

«Aquí hay gente enferma con gripe, esto ha generado hasta problemas entre la comunidad porque hay vecinos asmáticos que se quejan por el humo, pero no todos tienen cocina eléctrica, hemos comprado caracoles para resolver y ya a mi vecino se le explotaron seis, imagine el peligro que eso representa», relató Milagros Sánchez.

Para revertir esta situación, Sánchez informó que acudieron a Gas Drácula pero la respuesta que le proporcionaron los funcionarios, no fue satisfactoria.

«Ellos nos dicen que hay 61 comunidades delante de nosotros, ahora analice usted si nosotros pagamos en octubre y no nos han traído nada, ¿cuándo llegará el gas?», se preguntó.

En estos tres últimos meses, Sánchez confesó que llegó a concluir que el servicio sería restituido con el respaldo de PDVSA Gas, porque desde hace 14 años la comunidad ha trabajado junto a ellos en la instalación de gas directo, «pero se han burlado de nosotros, ni gas por tuberías ni por cilindros, nos tienen engañados; se han burlado de nosotros».

Eduardo González, vecino del sector, recordó que el pasado 3 de diciembre, alcalde de Valencia, Alejandro Marvez, se comprometió en ayudarlos, pero la única comunidad que recibió el apoyo fue Los Cortijos. «Ayer hablamos con el secretario del alcalde y nos dijo que iba a hablar con Drácula (el gobernador de Carabobo) y que nos enviaría un camión, estamos en espera, si no llega hoy, mañana volvemos a protestar».