lunes 27, junio 2022
Promedio de temperatura mensual

67 de 100

Sin distancia y tapabocas: Así enfrentan la pandemia los transportistas venezolanos

Más artículos

Mantener la distancia física de dos metros entre pasajeros para evitar la propagación del coronavirus tal y como sugiere la Organización Mundial de la Salud es imposible en Carabobo.

Solo un 20% de la flota funciona y se fue a quiebra durante la cuarentena por la escasez de gasolina, y ahora que se reactivó el empleo intenta recuperarse llenando a tope sus unidades.

La mayoría de los transportistas estamos en quiebra, fueron tres meses en los que muchos no tenían ni para comer, ahora que han regresado no pueden cumplir el distanciamiento social porque sería un atraso completo. No pueden cargar a 10 o 15 pasajeros, la tarifa tendría que ser muy alta y no es suficiente lo que cobramos”, explicó Marlene Campos, secretaria de finanzas del Sindicato Único de Transporte en la región.

Resulta difícil cumplir con un protocolo sanitario, cuando lo que se devenga por usuario es inferior al dólar, según Senon Ruíz, miembro del comité ejecutivo del sindicato del volante.

“El trabajo de las unidades no da para cubrir tantos costos, como el pago del chófer y los colectores, mucho menos para comprar productos para la desinfección y tapabocas que son muy caros”.

Frente a la Covid-19, la movilidad urbana hoy atraviesa uno de sus más grandes retos.

De acuerdo a sus agremiados en el mes de febrero el pasaje se fijó en 8000 bolívares cuando el dólar estaba en 70.000; ahora cuando el dólar superó la barrera de los 200 mil bolívares esa tarifa resulta insignificante y ha generado una anarquía dentro de una parte del sector que “invade” rutas que no le pertenecen para mejorar sus ingresos, mientras los usuarios se enfrentan a la pandemia sin ninguna protección.

Alcy Fernández, Senon Ruíz y Marlene Campos, miembros del Sindicato Único del Transporte de Carabobo. Foto: Carolina Campos

Lea también:

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes