miércoles 29, junio 2022
Promedio de temperatura mensual

68 de 100

Transportistas en Carabobo venden sus repuestos para comer (+Video)

Más artículos

Sobrevivir con “rasguños”, vendiendo aquellos repuestos incluso usados que con sacrificio habían comprado para poder reparar sus unidades, eso y más han tenido que hacer los transportistas en Carabobo para poder alimentar a sus familias durante esta cuarentena.

Dos meses sin trabajo que se han transformado en una eternidad y todo esto por no tener gasolina. “Estamos tratando de resolver, con repuestos que teníamos para la misma circulación, los estamos revendiendo para poder comer, salir, poder llevar nuestras cositas a nuestros hogares (…) esperando que nos avisen para echar gasolina“, contó José Aguilar, conductor de una línea de transporte en Naguanagua.

Las veces que han intentando surtir sus autobuses con gasolina, han sido fallidas. Hace siete días participaron en un censo en el sur de Valencia, que inició a las 8:00 a.m. y culminó a las 11:00 p.m. pero no todos resultaron beneficiados. “Le echaron 50 litros a los primeros 10 carros, a los 15 siguientes solo 15 litros, y el resto se tuvo que devolver y nos los trajimos jalados con mecates y cadenas, a medianoche, sin seguridad alguna”, relató Jackson Sandoval.

Es una situación que afecta a unas 80 unidades de transporte que laboran en Naguanagua, uno de los municipios más comerciales de Carabobo, obligando con ello a caminar diariamente a cientos de personas, pues solo las unidades que cubren rutas en las avenidas principales son aquellas que funcionan con gasoil.

“Necesitamos una bomba en el municipio para nosotros como hicieron en Valencia. Sabemos la situación por el Covid-19 y nosotros trabajamos con las medidas: tapabocas y guantes, pero entiendan que somos padres de familia”. Incluso proponen un aumento en la tarifa del pasaje de 10 mil bolívares y un cronograma de trabajo diferente.

“Si nos surten, nos vamos a organizar para salir algunos unos días y así no acaparar todas las paradas porque si salimos todos juntos son muchos carros para la poca gente que hay”, y más si se considera que un día de trabajo son mínimo 100 litros de gasolina según los testimonios de los manifestantes.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes