jueves 07, julio 2022
Promedio de temperatura mensual

63 de 100

Aborígenes de Delta Amacuro 20 años olvidados y caminando sobre escombros

Más artículos

Los aborígenes del estado Delta Amacuro han sido marginados muchos antes de la pandemia. Según los residentes en el municipio Antonio Díaz, una zona selvática del estado oriental, el gobierno los ha apartado de todo tipo de atención social gubernamental desde hace veinte años.

Orlando Moreno informó que 45 comunidades o asentamientos indígenas de la parroquia Manuel Renaud en el municipio Antonio Díaz, están totalmente abandonados y en estado crítico.

En las comunidades indígenas no hay servicio de electricidad, no hay redes de agua potable ni agua servida, es nulo el servicio de salud, y la educación ya es crítica desde hace varios años, porque las estructuras educativas se han derrumbado.

“Mayormente los indígenas hoy viven una constante calamidad para poder abastecerse de alimentos, medicinas o llevar a un familiar enfermo a un centro de salud. Ellos, con mucho esfuerzo, se trasladan por más de cinco días hasta llegar a Volcán (puerto Volcán en el municipio Tucupita, capital de la entidad)”, dijo Orlando Moreno, un activista político del partido Vente Venezuela en Delta Amacuro.

Mucho antes de la pandemia, los waraos ya habían sido apartados, y las enfermedades como la tuberculosis, VIH-Sida y otras patologías han venido diezmando a la población originaria, mientras los niños se muestran “barrigones”, una clara evidencia que los parásitos han tomado los cuerpecitos de los infantes waraos.

La única forma de poder alimentarse es acudir al trueque con extranjeros trinitarios que utilizan los 3600 caños del municipio Antonio Díaz para movilizar cargamentos de cuestionada legalidad, con quienes intercambian algunos rubros agrícolas o cacería.

Lea también:

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes