El gobierno del estado Delta Amacuro ha impuesto un costo que va entre los 50 y 100 dólares mensuales para las empresas y casas comerciales en Tucupita. Esta decisión ha generado rechazo y este miércoles, los comerciantes protestaron. 

Se trata de un aumento impositivo sin tomar en cuenta la cantidad real que consumen los comerciantes en sus locales. El sector privado ha argumentado que no están en capacidad de saldar el costo de 100 dólares al mes.

Corpoelec, no ha provistos de medidores a las casa comerciales e instituciones privadas. Por si fuera poco, las constantes fluctuaciones ha generado grandes pérdidas en equipos electrodomésticos cuyos costos lo asumen al 100% los mismos empresarios.

Aseguran que el sector comercio está laborando a media máquina y muchos están al borde de la quiebra por efectos de la hiperinflación y las restricciones en medio de la pandemia.

Carolina Pérez, presidenta de la Cámara de Comercio del Estado Delta Amacuro ha dicho que esta decisión unilateral del gobierno solo agudizará la crisis que vive el sector comercio con una incidencia notable en la sociedad deltana.

Además las tarifas no corresponden con la calidad del servicio de electricidad, debido a que son constantes las fallas y los apagones a los que se someten los comerciantes”.

Algunos comerciales cerraron el año saldando un costo de ocho o nueve millones de bolívares y su primera factura de enero estuvo entre los 75 y 150 millones de bolívares.