Los últimos hechos de inseguridad que se han reportado en Delta Amacuro, vinculan la profundización de la crisis, la desesperación por comida y el auge delictivo que pone en riesgo la vida de los originarios que viajan a través del Orinoco hasta Barrancas del Orinoco en Monagas, o Tucupita en Delta Amacuro.

De acuerdo con varias víctimas, el tramo de navegación más peligroso es el sector Los Paleros, ubicado en Boca de Macareo en el municipio Tucupita.

Este sector, es un punto a cuatro horas de navegación a remo del puerto de Volcán, el más importante del estado Delta Amacuro, por donde arriban los viajeros de las zonas fluviales del Bajo y Medio Delta.

Las experiencias relatadas de los viajeros coinciden en que se trata de un grupo de civiles armados que se desplazan por tierra e intentan parar las embarcaciones a fuerza de amenaza con armas de fuego.

En uno de los hechos, los atacantes dispararon contra los originarios que remaron fuerte alejándose de las orillas del río Orinoco para poder huir de la amenaza. Minutos antes habían sido llamados por los delincuentes y al acercarse sacaron sus armas. Por suerte, pudieron huir milagrosamente.

Este panorama complica más la crisis y la necesidad de buscar alimento navegando a remos largas distancias que en ocasiones duran hasta una semana de navegación.

Hay que recordar que antes de la crisis, los viajeros usaban embarcaciones equipadas con motores fuera de borda. Luego de la profundización de la crisis, la hiperinflación, el alto costo de la gasolina, el lubricante y el alza de los precios de las piezas, desaparecieron los motores fuera de borda.

Obligados por la hambruna y la falta de motores fuera de borda, los originarios navegan en grupos desde la selva deltaica hasta zonas pobladas como Barrancas y Tucupita.

Con la creciente amenaza de grupos armados, el panorama se complica y el temor de viajar aumenta.