sábado 25, junio 2022
Promedio de temperatura mensual

68 de 100

La crisis y el hambre obligan a deltanos a navegar durante días hasta Tucupita (+Video)

Más artículos

Originarios de las zonas fluviales del estado Delta Amacuro se ven obligados a navegar durante siete días para poder arribar a Tucupita, capital del estado Delta Amacuro o en su defecto, Barrancas el Orinoco en el estado Monagas.

La población de Barrancas del Orinoco está ubicada al margen derecho del rio Orinoco, un punto intermedio entre la capital deltana y las zonas fluviales de la entidad.

Lo extraordinario no está en la navegación, sino en el uso del remo y la canoa para poder llegar a Tucupita en busca de alimentos y traslados de enfermos. En años anteriores, recorrer el mismo tramo fluvial ameritaba viajar con el uso de motores fuera de borda durante cuatro o seis horas máximo.

Se trata de un retroceso que más allá de la década de los años 80, cuando los viajeros utilizaban canoas. Ya en los años 90, originarios y residentes del Delta Medio viajaban en embarcaciones fluviales dotados con motores fuera de borda que paulatinamente han ido desapareciendo.

Ahora, deben navegar durante siete días condenados a los ataques de piratas de ríos que se aprovechan de estas consecuencias de la crisis humanitaria en Venezuela.

Desde diciembre de 2019, se hicieron más notables las largos días de navegación que tienen que hacer los residentes en zonas apartadas de la capital, la mayoría de los navegantes proviene del municipio indígena Antonio Díaz, una zona selvática a orillas del Atlántico.

La obligación de usar canoas y remos, viene dada por el alto costo del combustible y los lubricantes que sobrepasan abiertamente el salario mínimo de un trabajo común.

Según datos de los viajeros, un envase de aceite por unidad tiene un costo de 380 mil bolívares y se necesitan, al menos, 18 unidades que suman 648 mil bolívares.

También es necesario adquirir, al menos, 600 litros de gasolina (tres tambores de 200 litros C/U), cuyo costo en el mercado paralelo es de 200 dólares cada tambor de gasolina.

Quienes optan por viajan utilizando motores fue de borda, están obligado a adquirir la gasolina a través de vías ilegales porque es imposible la compra del carburante en una estación de combustible.

En medio de la pandemia y las restricciones de cantidades para los usuarios comunes en las ciudades y puestos de Delta Amacuro, Bolívar y Monagas, el fenómeno del contrabando de gasolina sigue intacto, según testimonios de los viajeros.

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes