viernes 07, octubre 2022
Promedio de temperatura mensual

77 de 100

No hay gas doméstico para los “limpios” en Delta Amacuro

Más artículos

“No hay gas para los limpios en Tucupita” fue una frase pronunciada por un usuario en la capital del estado Delta Amacuro, luego de conocerse que sí hay gas doméstico en la sede de Pdvsa Gas Comunal, pero la venta es limitada y a un precio que el común de los trabajadores puede pagar.

Según Emiliano Naranjo, este martes en la mañana se enteró que en la sede local de Gas Comunal se expendía el cilindro cargado de gas doméstico y acudió con la esperanza de poder adquirirla.

- Publicidad -

Su esperanza se desvaneció cuando se enteró que el costo del cilindro es de 6 millones 69 mil 945 bolívares el vacío, y si lo quiere con gas, debía pagar otros 30.000 bolívares en efectivo, un monto que Emiliano Naranjo, evidentemente no pudo pagar.

Este medio conoció que el organismo sí está expendiendo el cilindro, pero es una venta destinada a la distribución de bombonas nuevas con sus respectivas cargas para clientes que puedan costear el equivalente a 26 dólares.

No es una venta masiva, porque la capacidad adquisitiva de un trabajador no podrá alcanzar para saldar lo que cuesta el cilindro, y aunque la oficina regional permanece libre de personas, la venta ha sido sostenida, según informó una fuente interna.

El objetivo es hacer frente a la venta ilegal del cilindro que en las redes sociales ronda los 35 dólares con la carga de gas, y 25 dólares el vacío.

Al escudriñar más datos relacionados con la venta ilegal del cilindro de gas en grupos de Facebook, se puede notar que el costo del cilindro ha venido aumentando desde mayo que era expendida en 15 dólares, en junio alcanzó los 25 dólares y en julio ha aumentado hasta pisar los 35 dólares.

Ante este escenario, Emiliano Naranjo tenía la esperanza de comprar a un costo mucho menor que el ofertado en las redes sociales: “yo puedo pagar 800.000 bolo (bolívares), pero con lo que me dijeron, me quedé frío”, dijo a Termómetro Nacional.

Naranjo explicó que como le ocurre a la mayoría de los deltanos, tiene cuatro meses sin gas y ya no quiere seguir sin gas doméstico, porque para elaborar la comida debe acudir a un espacio abierto y ajeno para poder cocinar.

Lea también:

- Publicidad -

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -