jueves 22, febrero 2024

El País de España: Venezuela, el país en el que una inflación de 193% puede ser una buena noticia #10Ene

Más artículos

Lo más leído de la semana

Venezuela cerró el año 2023 con una inflación anual de 193%, la más baja desde que entró en hiperinflación en 2017, según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), una entidad independiente que mide el comportamiento de los precios ante la falta de datos oficiales. El Gobierno de Nicolás Maduro nunca ha reconocido la grave crisis económica que atraviesa el país, que ha provocado el colapso del salario, la escasez de alimentos y medicinas, y el éxodo de millones de venezolanos.

A pesar de que la inflación de Venezuela sigue siendo la más alta del mundo, el OVF destaca que se ha desacelerado significativamente en los últimos meses, llegando a 3,9% en diciembre y 1,9% en noviembre, los niveles más bajos desde que comenzó el registro en 2016. “Aunque sigue siendo muy alta, es el quinto año seguido de descenso de los precios en el país”, dice el informe del OVF, que en 2022 ubicó la inflación en el 305%.

- Publicidad -

Los expertos atribuyen esta tendencia a varios factores, entre ellos la dolarización de la economía, que ha reducido la demanda de bolívares y ha mejorado el abastecimiento de bienes y servicios; la estabilidad en la producción petrolera, que ha generado ingresos en divisas gracias a la licencia de Chevron; y la moderación de la política monetaria y fiscal del Gobierno, que ha evitado emitir dinero inorgánico y ha aumentado los impuestos.

Henkel Garcia, especialista en finanzas y director de la firma Albusdata, prevé que la inflación de 2024 ya será solo de dos dígitos, un hito para la maltrecha economía del país de los últimos años. Sin embargo, advierte que esto no significa que se haya superado la crisis, sino que se ha entrado en una etapa de estancamiento y recesión. “La economía venezolana sigue siendo muy vulnerable y dependiente de factores externos, como el precio del petróleo, las sanciones internacionales y la pandemia”, dice.

Antonio Paiva, economista y consultor, coincide en que la inflación más baja no implica una mejora sustancial de la calidad de vida de los venezolanos, que siguen padeciendo el deterioro del salario, que apenas alcanza para comprar un kilo de carne; y el colapso de los servicios públicos, como la electricidad, el agua, el transporte y la salud. “El comportamiento de la economía venezolana fue en general un poco menos traumático en 2023, pero sigue siendo muy precario y desigual”, afirma.

Venezuela ha sufrido una de las peores crisis económicas de su historia, que se ha agravado con la llegada al poder de Nicolás Maduro en 2013, tras la muerte de Hugo Chávez. Bajo su mandato, el país ha experimentado una caída del producto interno bruto de más del 80%, una hiperinflación que ha llegado a superar los 100.000% anuales, y una destrucción del aparato productivo, tanto público como privado. El Gobierno ha culpado de esta situación a una supuesta “guerra económica” de la oposición y los Estados Unidos, y ha aplicado medidas que han profundizado el desastre, como el control de cambios, las nacionalizaciones, los aumentos salariales arbitrarios y el desconocimiento de la propiedad privada.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos en

- Publicidad -

Recientes

- Publicidad -